Agencia
Ciudad de México.- Cuando las amigas se juntan invariablemente en algún momento el tema central es: el esposo, pero no siempre es para hablar maravillas de él, sino todo lo contrario.

Las quejas más frecuentes son su lenguaje, que si la pasta de dientes, que sí los calcetines sucios, la lista puede ser larga, parecen pequeños detalles y que incluso dan risa, pero a la larga, con el tiempo y convertidas en hábitos rutinarios podrían convertirse en serios conflictos que hasta puedan destrozar un matrimonio.

También te puede interesar: Si tu pareja invade tus redes sociales, esta es la solución

Así que si esto te resuena, checa lo que debes hacer cuando estás a punto de explotar con tu marido, de acuerdo a las recomendaciones de Erika Gaytán.

1. Cómete un dulce

Cuando veas que tu marido hizo algo que te molesta come un dulce antes de que te enojes. Investigadores de la Universidad de Ohio expusieron que los niveles bajos de azúcar fomentan las discusiones entre la pareja y suben los niveles de agresividad, informó Milenio.

2. Observa con lupa

Cuando tu esposo haga algo que te molesta reflexiona y con honestidad responde: ¿Esta situación está por encima del amor que siento por él? Si tu respuesta es sí tal vez tu orgullo sea más fuerte que tu amor y sea momento de buscar la felicidad por otro lado.

3. Dale tiempo

Aunque lleves mucho tiempo repitiéndole lo que no te gusta que haga ¡insiste!

Puede ser que al no darle la misma importancia que tú se le olvide, pero también toma en cuenta que lo que para ti puede ser una acción desagradable, para él puede ser de lo más normal.

4. Busca el mejor momento

Cuando estés enojada con tu esposo y quieras obtener buenos resultados busca un momento en el que estén los dos tranquilos para dialogar y llegar a un acuerdo.

5. Diálogo, la prioridad

Hablar claramente con tu esposo y exponerle tus molestias y razones hará que lleguen a un acuerdo más rápido y sin problemas.

Y no olvides que en una relación de pareja no se trata de un 'ganar-perder', sino de conciliar.