Agencia
Ciudad de México.– El Presidente Enrique Peña Nieto dijo al periodista Ciro Gómez Leyva que no fue él quien hizo perder al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en las elecciones del 1 de julio sino que fue José Antonio Meade Kuribreña, el abanderado externo, el que no funcionó.

De acuerdo con Sin Embargo, se justificó ampliamente por sus bajos niveles de aprobación, los peores de un Presidente desde que se tiene registro.

También te puede interesar:Las impactantes revelaciones del presidente Enrique Peña Nieto (Video)

También exculpó a Miguel Ángel Osorio Chong y a José Narro de no haberse empeñado en la campaña, como sugirió el periodista de Imagen Televisión.

–Veinte por ciento de popularidad de usted en las encuestas –dijo Ciro Gómez Leyva. Luego preguntó–: ¿El Presidente Peña Nieto fue el principal factor de la derrota del PRI en esta elección?

–Pues mira –contestó con una cierta sonrisa–, obviamente quien fue un detractor de tu servidor así lo podrá apreciar. Mi consideración personal es que no. Y yo creo que en el mundo la actuación de un Jefe de Estado, la verdad, el rigor que hay de la sociedad en términos de evaluar a un Presidente pues vamos observando que no son exactamente iguales que en el pasado. Hoy observarás que no sólo en México sino en diferentes partes del mundo, prácticamente, los niveles de aprobación que tiene un gobernantes pues son muy menores a las que tenían los gobernantes en el pasado.

–No fue el factor Peña Nieto –insistió Gómez Leyva–. La derrota no es el factor Peña Nieto. No, yo lo atribuyo, lo atribuiría al desgaste en el ejercicio de gobierno. Sin duda la opción política que hoy está en el gobierno se desgasta en el ejercicio del gobierno. Atribuyo también que hay un clima antisistémico en el mundo, donde los partidos políticos tradicionales han dejado de tener respaldo. El desgaste del ejercicio del gobierno, los desaciertos y la evaluación que hay sin duda fueron factor para que el partido, mi partido, no haya logrado verse favorecido con el respaldo ciudadano.

–Sobre hechos consumados, ¿José Antonio Meade fue el mejor candidato del PRI, Presidente?

–José Antonio Meade fue mi colaborador y es un extraordinario colaborador. Fue una gente formada con una larga trayectoria en el servicio público. Y creo que el PRI, entonces, precisamente consciente del desgaste tenía que buscar una opción no tradicional, una opción que fuera distinta de alguien del priismo puro, y precisamente por eso modificó sus estatutos…

–..Pero no funcionó… –interrumpió el periodista de Imagen televisión.

–…para dar espacio a tener candidato ciudadano.

–Y no funcionó –insistió.

–En este caso no funcionó. Lamentablemente no funcionó para quien es seguidor del priismo. Pero al final de cuentas es sano en democracia el que haya hoy un gobierno electo con un amplio respaldo social y evidentemente con una gran expectativa generada entre quienes confiaron y dieron su voto a esta opción política.

–Opinión de periodista, observando los hechos –agregó Gómez Leyva–: queda la percepción de que dos personajes muy importantes, el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y el Secretario de Salud José Narro, no fueron institucionales. No se sumaron a la candidatura y al proyecto con la fuerza que un momento como el que se avecinaba parecía indicar.

–Mira, yo observé y aprecié algo distinto. Yo observé, más bien, de parte de ambos, una actitud muy institucional. Sí de respaldo al proyecto que el PRI estaba impulsando o que impulsó en esta elección y eso es lo que yo aprecio. Evidentemente habrá… mira: en toda… en política como en todos los ámbitos hay quienes pueden coincidir con esta visión o quienes tengan otra.

–Nada que reclamarle a ninguno de los dos.

–Nada.

–Nada.

–Nada.

Un día antes, con Denise Maerker en Televisa, Peña Nieto enumeró como su gran error la forma en que se presentó el caso de la “casa blanca”, una propiedad en Ciudad de México que su esposa presuntamente compró a un empresario que tenía contratos con el gobierno, por la cual se hicieron señalamientos de corrupción.