Agencia
Ciudad de México.- La organización Mexicanos Primero lanzó un video en el que cinco niños defienden la Reforma Educativa impulsada por el Presidente Enrique Peña Nieto y en donde, además, piden que la transformación de México no se detenga.

En el spot de un minuto de duración aparecen cinco menores que se presentan con los nombres de los cinco candidatos a la Presidencia de la República. Los niños imitan el modo de vestir y hablar de los aspirantes presidenciales y repiten algunas de sus frases más emblemáticas.

Al término del spot, Mexicanos Primero hace un llamado a la sociedad para que piense bien su voto y elija a un candidato que apoye la transformación educativa.Este día, David Calderón, presidente de Mexicanos Primero, dijo en entrevista con Grupo Fórmula, que el video se transmitirá este viernes, sábado y domingo, por Televisa y en Cinépolis.

También te puede interesar: Multan a empresas por ‘fake news’ contra Anaya

La grabación ha generado opiniones divididas en redes sociales: algunas personas que aplauden la iniciativa de Mexicanos Primeros, pero otro grupo rechaza el material y asegura que se trata de un ataque en contra de Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia por la Coalición “Juntos Haremos Historia”, quien en repetidas ocasiones ha expresado su deseo por revertir la Reforma Educativa.

Luego de la difusión del video, José Antonio Meade, candidato de Todos por México y Ricardo Anaya, abanderado de “Por México al Frente” aplaudieron el spot de Mexicanos Primero.

Tras salir de un encuentro con banqueros, Meade pidió votar por un candidato que profundice en la transformación de la educación.

En tanto, Anaya aseguró que él es un aliado de la educación.

¿Contra AMLO?

La Organización Mexicanos Primero fue dirigida hasta hace un año por Claudio X. González Guajardo, hijo de Claudio X. González Laporte, señalado por López Obrador de ser uno de sus principales críticos y por pertenecer a un grupo de empresarios que están en contra de su candidatura.

Claudio X. González declaró a finales de 2017 que “no queremos dar un paso para atrás, que es lo que nos propone uno de los candidatos, que quiere regresar al siglo pasado”.

En tanto, López Obrador ha acusado en diversas ocasiones al ex Presidente Carlos Salinas de Gortari y los empresarios Claudio X. González Laporte, ex presidente del Consejo Mexicano de Negocios, y Roberto Hernández Ramírez, presidente del Grupo Financiero Banamex, por “creerse amos y señores de México” y “controlar” al Partido Revolucionario Institucional y al Partido Acción Nacional.

Esta semana, se ha intensificado lo que el candidato López Obrador califica como “guerra sucia” en su contra.

Se lanzó, por ejemplo, la iniciativa empresarial “Construyamos un mejor futuro”, que advierte que “un país no se construye mágicamente”; apareció, también un spot del PRI donde un trabajador oficinista dice tener miedo porque “las empresas extranjeras van a retirar la inversión en México, si gana el Peje”.

Además, al menos en la Ciudad de México, circulan camiones de transporte público con el anuncio de la serie “Populismo en América Latina” y se destaca el rostro de Andrés Manuel López Obrador; usuarios de redes sociales han denunciado llamadas telefónicas donde se les quiere convencer de no votar con AMLO con un discurso de miedo; se ha reportado la aparición de volantes, donde se dice que el candidato de Morena sacará a los sacerdotes de sus iglesias, y también trabajadores del Gobierno de la capital del país denunciaron que fueron enviados, bajo presión y amenazas de perder sus empleos, a protestar contra López Obrador en el primer debate presidencial.

Analistas políticos aseguraron a SinEmbargo que la aparición de la guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador orquestada en 2006 por la cúpula empresarial del país, ya está de nuevo en campaña.

No obstante, coincidieron, 12 años después, los empresarios están divididos, y es que, de acuerdo con los especialistas consultados, pesa en su ánimo que ellos fueron los que alertaron sobre los infortunios que pasarían si el entonces abanderado perredista llegaba a la Presidencia de México, como la depreciación del peso y el aumento de la violencia; esas calamidades terminaron cumpliéndose, pero no con AMLO sino con los gobiernos del PAN y del PRI, a los que ellos apoyaron con sus campañas de miedo.