Agencia
Ciudad de México.- El presidente, Enrique Peña Nieto, reconoció que el escándalo de la casa blanca y la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, marcaron su administración próxima a concluir.

De acuerdo con El Economista, consideró que entre sus errores “no haber explicado con suficiencia los señalamientos (...) el tema de la casa blanca es uno que a mí me queda muy marcado

“¿Qué lamento de este tema? Primero, que no obstante la información pública sobre la que no había obligación legal de hacer pero que se compartió para esclarecer el tema, fue (in)suficiente para quitar el estigma que se quedó en el gobierno, en el presidente de la república y en la credibilidad que tenía lo que estaba haciendo el gobierno”, dijo en entrevista con Denise Maerker en Noticieros Televisa.

Lamenté, agregó, haber involucrado a mi esposa en la explicación del tema. Si me dijeras, ¿la hubiese vuelto a involucrar? No, porque a ella no correspondía, ella no es funcionaria, no es servidora pública, ella tiene su propia trayectoria y la involucré.

También te puede interesar: Fox sugiere a Peña Nieto legalizar la marihuana antes de irse

Sobre el caso Ayotzinapa dijo que le queda la pena que “embarga a los padres por el dolor que tuvieron, que siguen teniendo y que han tenido todos estos años en demanda de justicia, en demanda de saber qué deparó a sus hijos”.

Sin embargo, insistió en la versión de que los estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula, presuntamente por integrantes del crimen organizado.

En materia de inseguridad sostuvo que la estrategia que se implementó en su sexenio fue la correcta, aunque reconoció que fue insuficiente, ya que no se logró la unificación de las policías en las entidades y el fortalecimiento de las capacidades de cada estado.

Sobre los exgobernadores Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge, a quienes durante su campaña presidencial consideró el nuevo PRI, fueron casos lamentables que “estigmatizaron”.

“Como hubo señalamientos de gente del PRI lo hubo también de otros partidos políticos, creo que nadie ha escapado, ninguna expresión política, ninguna”, justificó.

En relación a los tres encuentros que ha sostenido con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo que a pesar de las “visiones diferenciadas”, el tabasqueño llega “con un afán de poder servirle a México y de poder trabajar por el éxito del país y el desarrollo del país”.

Peña Nieto refirió que la derrota del 1 de julio la asumió con madurez y la entereza de “saber que no hay ni victorias para siempre ni derrotas para siempre”, y atribuyó el resultado al desgaste de los partidos políticos tradicionales y al desgaste del ejercicio del gobierno.

Aquí puedes ver la entrevista completa: