Agencia
Ciudad de México.- La experiencia y plenitud que se alcanzan al llegar a la cuarta década no están en duda, lo que sí es innegable es que el cuerpo bien torneado que se tuvo en los 20 es más difícil de recuperar.

¿Por qué pasa esto?

Primero, porque a partir de los 30 el proceso de envejecimiento provoca que la masa muscular se vaya perdiendo y sea sustituida por tejido graso, entonces el metabolismo se vuelve más lento porque ya no hay tanto músculo que nos haga quemar calorías.

También te puede interesar: Dime de qué trabajas y te diré si estás propenso a subir de peso

De acuerdo con el portal de noticias, el metabolismo también se ve afectado con la disminución en la producción de hormonas a partir de los 40 en las mujeres (estrógenos) y de los 50 en hombres (testosterona) y eso afecta en gran medida bajar de peso.

Otra razón que nos dificulta ponernos en forma en la cuarta década es que bajamos nuestro ritmo de actividad física por falta de tiempo o por problemas de salud que nos hace más difícil el movimiento. Además que seguimos comiendo altas cantidades calóricas cuando nuestro cuerpo, a esta edad, necesita menos.

Los especialistas recomiendan que llega esta edad no se descuiden los hábitos y se mantengan costumbres sanas para prepararnos para una vejez plena y saludable.