Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- En el sexenio de Roberto Borge en Quintana Roo, una de las empleadas de la administración tuvo grandes beneficios.

La ahora fugitiva Claudia Romanillos Villanueva, ex directora del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública de Quintana Roo, multiplicó por cinco sus propiedades en el sexenio de Roberto Borge.

La dependencia que encabezó está en el centro de la acusación de lavado de dinero contra el ex gobernador preso, tras la venta ilegal de 22 terrenos del patrimonio estatal, algunos de ellos al seis por ciento de su valor, informa el portal de noticias La Silla Rota.

Al inicio de su carrera como funcionaria Romanillos tenía tres inmuebles, dos de ellos heredados por su padre, Raúl Romanillos Ruiz.

También te puede interesar: Así se ve Roberto Borge tras las rejas; esta es su celda

Al inicio de su carrera como funcionaria Romanillos tenía tres inmuebles.

Romanillos fue secretaria particular de Borge, cuando éste era tesorero en la Secretaría de Finanzas y posteriormente, Oficial Mayor del Gobierno estatal de Félix González Canto.

Sin embargo, en su última declaración patrimonial, el 9 de diciembre de 2016, señaló que su sueldo e ingreso mensual era de 52 mil pesos; además registró dos terrenos, un departamento y una casa en Cancún, así como tres terrenos en Playa del Carmen, uno en Chetumal y otro en Lázaro Cárdenas. Además, adquirió seis inmuebles en Yucatán.

Además, reportó tener relojes, joyas y alhajas por tres millones de pesos, así como el menaje de su domicilio también asciende a tres millones.

Claudia Romanillos Villanueva tiene una orden de aprehensión por lavado de dinero en su contra y se encuentra fugitiva. 

Claudia Romanillos Villanueva, ex titular del IPAE, solicitó ante el Juzgado Séptimo de Distrito tres amparos contra diversas autoridades, de los que sólo le concedieron la suspensión provisional en la carpeta 621/2017, porque los otros dos 601/2017 y 622/2017 le fueron negados.

La ex funcionaria ya tiene orden de aprehensión por delitos en contra de los bienes patrimoniales de Quintana Roo.