Agencia
MÉXICO.- Cosmopolitan nos revela increíble información sobre lo que los especialistas llaman el alimento más importante del día. Y es que es tan sonado que una frase popular no nos dejará mentir: "Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo". ¿Cuántas veces la has escuchado? Es el momento de empezar a hacerle caso. Es importante hacer conciencia en que después de 8 horas de ayuno, hay que empezar la jornada recargando las pilas. 

Así que es momento de comprender que salir de casa sin desayunar no puede ser una opción ya que afecta directamente a nuestra capacidad de concentración, nos hace sentirnos más débiles y se nos hace imposible afrontar el día. Y aunque no lo creas, estudios han revelado es una de las principales causas del aumento de peso.

Este es el ejemplo perfecto de un desayuno incompleto y poco saludable. (Foto: Pixabay)

También te puede interesar: Descubre los beneficios del coco para tu cuerpo

Para que esto no pase, hay una serie de pautas que hay que seguir en el desayuno que harán que empieces con energía y buen humor.

Tomarse un café no es desayunar. Es más, beber café con el estómago vacío no es recomendable, ya que estimula la producción de ácido, así lo ha determinado el último estudio llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud.

Incluye fruta en tu desayuno. La fruta es una alimento que tarda poco en digerirse, y después de toda la noche en ayunas, el cuerpo necesita nutrientes cuanto antes. Además es fuente de fibra, agua y minerales; lo que ayuda a mantener el cuerpo hidratado.

Cereales integrales. Puedes tomarlos tanto en tostadas de pan integral como en copos, como la avena o la espelta. Los cereales son fuente de fibra y proteína que ayudan al organismo a recuperar la energía.

No combines dulce con salado. Un día tostadas con tomate y otro día con mermelada, pero las dos en un mismo día no es buena idea. La mezcla de estos alimentos en el estómago puede crear acidez.

Siéntate para desayunar. Comer de pie, y además después de haber estado tantas horas en ayunas no es bueno para la digestión. Conlleva estrés y además una mayor ingesta de aires.

Dedícale tiempo. Un desayuno saludable debe durar entre 15 y 20 minutos, hay que masticar correctamente los alimentos para hacer una buena digestión.

Hidrátate bien antes de salir de casa. Después de disfrutar de un buen desayuno, procura tomar un vaso de agua antes de salir por la puerta. La hidratación es fundamental para estar activo.

Siempre que puedas incluye un lácteo. Ya sea leche, queso o yogur. Lo que prefieras. Estos proveen calcio y ayudan a la flora intestinal.

No te olvides de las proteínas. Incluir alimentos de origen animal como los huevos y el pavo es primordial, puesto que son ricos en proteínas que ayudan a mantener la función correcta de nuestras células.

No destierres los azúcares. La clave es aprender a elegirlos y, ¿por qué no? Darnos un homenaje de vez en cuando. Para comer a menudo puedes optar por frutas como el higo y la piña, pero si algún día lo que te apetece es un bizcocho o un cruasán, puedes darte el gusto.

¡Pon en práctica estos consejos para afrontar el día con las pilas cargadas!