Agencia
BOGOTA.-este domingo, Colombia elegirá un nuevo Congreso sin la amenaza de las FARC y bajo la tregua del ELN, las guerrillas que históricamente sabotearon los comicios, con lo cual es la primera vez que el país vivirá unas votaciones con un acuerdo de paz y sin armas.

De acuerdo con la agencia AFP, sin embargo, estas legislativas podrían dejar en vilo la implementación del acuerdo de paz con la otrora guerrilla comunista si la derecha más crítica del pacto toma el control del parlamento, como sugieren las encuestas.

También te puede interesar: Candidato de la FARC en Colombia declinará

Las FARC ya son un partido. Atrás dejaron la fallida lucha por el poder gracias al acuerdo de 2016, que terminó con el que fuera el grupo rebelde más poderoso de América.

Y con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el gobierno de Juan Manuel Santos, que dejará el poder el 7 de agosto, intenta un acuerdo similar. Aunque los diálogos están congelados por el recrudecimiento de las acciones militares, el ELN anunció una tregua para la jornada. 

“A pesar de que muy seguramente no van a sacar la votación que ellos esperan, lo que está en juego para la FARC es el posicionamiento"

En un país donde la abstención ronda el 60%, estos comicios serán determinantes para la paz y la sobrevivencia de la izquierda. Y podrían ser la antesala del regreso al poder de una derecha dura que quiere meter miedo con la crisis en Venezuela y modificar lo pactado con el ahora partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

La exguerrilla se estrena en las urnas como una fuerza de izquierda que aún tiene pendiente confesar sus crímenes y reparar a las víctimas. El pacto, que establece un sistema especial de justicia que deberá entrar a operar este año, le garantiza 10 de los 280 escaños que conformarán el próximo Congreso.

Sin embargo, la FARC tiene que acudir a las urnas y ninguna encuesta proyecta una votación suficiente para aumentar esa representación.

“A pesar de que muy seguramente no van a sacar la votación que ellos esperan, lo que está en juego para la FARC es el posicionamiento y la posibilidad de contarse con miras a su verdadero interés político: las elecciones” para alcaldes y gobernadores en 2020, dijo a la AFP Carlos Arias Orjuela, consultor político de la Universidad Externado.

Además, la FARC cedió más espacio al retirarse el jueves de la campaña presidencial a raíz de la situación de su líder y candidato, Rodrigo Londoño (Timochenko), internado en una clínica de Bogotá por problemas coronarios.

Con las legislativas arrancará en firme la campaña para suceder a Santos en las elecciones del 27 de mayo. Los colombianos definirán los candidatos de las coaliciones de izquierda y de derecha en sendas consultas interpartidistas.