Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Lenny Kravitz saldó la deuda con sus fans; el neoyorquino regreso a Ciudad de México luego de 13 años ausente, su fiesta en la Arena Ciudad de México fue incluyente: hombres, mujeres y hasta niños aplaudieron que haya arrancado su Raise Vibration Tour en tierra azteca.

De acuerdo con Milenio, a las 22:06 horas, la emoción se desbordó cuando las luces se extinguieron, al centro de una estructura metálica y con el puño al aire el multiinstrumentista recibió la calidez y el amor de sus seguidores, y satisfizo el apetito sonoro con “Fly Away”.

También te puede interesar: Nick Cave regresa a México, cinco años después

“¡Ciudad de México!”, gritó el también actor, a manera de bienvenida a su paciente público que con solo escucharlo y verlo con sus gafas oscuras y la sensualidad nata, se emocionó. Mientras soltó la lirica de “American Woman”, guitarra en mano, provocó un coro monumental y los alaridos, sobretodo cuando pidió “hagan ruido”.

Formó el símbolo de la paz y recibió como respuesta un “Lenny, Lenny, Lenny”, de sus seguidores, que terminaron de enloquecer, cuando se dirigió a ellos mezclando inglés y español: “Hola, Ciudad de México, es bueno estar aquí, tienen mi corazón, mi alma (risas), no puedo sentir nada más que amor”, y siguió con “It Ain’t Over ‘Till It’s Over”.

En “Stand By My Woman (Can You Hear Me)” provocó delirio cuando por unos instantes bajó del escenario y convivió por breves instantes con varios afortunados en las primeras filas, quienes incluso pudieron verlo directo a los ojos, ya que se quitó los lentes. Con su estilo, que incorpora elementos del blues, rock, soul, funk, reggae, folk y balada, simplemente enamoró.

Una camisola y un largo collar de manufactura artesanal, cubrían su torso mientras alzó la voz con “Do You Belive?” e inmediatamente después “I Belong to You”, ambas lograron que la energía siguiera creciendo.

La situación no mermó la emoción del intérprete que selló en ese momento una promesa: “¿Cómo están?, ¿van bien? Estoy feliz de estar aquí; lamento que me tomara tanto tiempo regresar para verlos, pero nunca más, estaremos de regreso muy seguido lo prometo, muchas gracias por mantenerse cerca de mí”, expresó.

Kravitz permitió a sus siete músicos: entre ellos el baterista que celebró su cumpleaños ayer, lucir su talento, para luego generar suspiros con sus provocativos movimientos.

“Gracias” fue la palabra favorita de Lenny en la velada, en la que en varias ocasiones cambió de guitarras y se refrescó; uno de sus gestos más aplaudidos fue cuando tomó de las manos de una fan una pancarta en la que se podía leer: “Deja que el amor mande Mex, yo puedo” (sic).

El recorrido 

El cantante continuará la fiesta que presenta Kasst Agency, este domingo en Monterrey y el próximo miércoles en Guadalajara.

En 2002 se presentó en el Estadio Azteca, logrando una gran velada ante sus fans.

Ha vendido más de 38 millones de copias, de sus 10 álbumes de estudio.