Agencia
INDONESIA.- Cuatro hombres acusados de tener relaciones homosexuales en Indonesia, una práctica criminalizada en el país, fueron detenidos por vecinos y entregados luego a la policía, tras lo cual podrían ser condenados a recibir 100 latigazos en público, informó este martes la organización humanitaria Human Rights Watch (HRW).

El hecho ocurrió en la región de Aceh, las más conservadora del país de mayoría musulmana y única en donde rige la estricta sharia, o ley islámica, según informa el portal Infobae.

Los azotes son usuales en Indonesia como castigo para diferentes ofensas, y el parlamento indonesio debate actualmente una reforma a sus leyes penales que podrían extender la criminalización a las relaciones sexuales de todo tipo fuera del matrimonio, incluyendo las homosexuales.

También te puede interesar: ¡A la horca! Condenan a hombre por matar a personas

Los cuatro detenidos serán ahora procesados por la justicia en Aceh, que ya recibió fuertes críticas el año pasado cuando por primera vez condenó a latigazos a dos hombres condenados por ser homosexuales y a una mujer adúltera, un castigo considerado como "tortura y una violación de los Derechos humanos", de acuerdo a HRW.

"Las autoridades deben liberar a los arrestados y proteger al público de los vigilantes que acechan a las minorías más vulnerables", indicó Graeme Reid, director del programa de protección del colectivo LGBT en HRW.

Sus comentarios hacen referencia a los vecinos organizados y la policía religiosa que se meten en casas y oficinas buscando evidencias de prácticas homosexuales.

A principios de año estos grupos entregaron a la policía a 12 mujeres transgénero que fueron obligados por la policía a cortarse el cabello, y vestirse con ropa masculina.

El año pasado, dos homosexuales indonesios recibieron 83 azotes cada uno, en la primera vez que se impuso el castigo corporal por un delito de sodomía en la misma provincia de Aceh. La sentencia fue ejecutada en un escenario levantado delante de una mezquita en Banda Aceh, la capital provincial y ante varios centenares de personas.