Stephanie Ochoa/MILENIO
MÉXICO, D.F.- Aunque la discusión formal del consumo de la mariguana (o marihuana) con fines medicinales y recreativos comienza este mes de enero, esta planta sigue siendo consumida y vendida en varios ámbitos; uno de ellos es el gastronómico, en el que se emplea para la preparación de diversos platillos y repostería.

La hierba es mezclada con mantequilla regular —bajo un proceso de cocción de hasta cuatro horas— para ser utilizada en distintas recetas, por lo que prácticamente cualquier platillo que requiera el ingrediente graso puede contener mariguana sin que ésta pierda sus propiedades. 

Los autonombrados reposteros cannábicos destacaron que incluso los efectos de la mariguana son mayores en la comida que si se fuma, como normalmente se acostumbra.

En la Ciudad de México algunas personas han encontrado en esta cocina alternativa con cannabis una fuente de ingresos que, aunque está prohibida, tiene buena aceptación, especialmente por estudiantes universitarios, quienes prefieren comer un brownie de manera disimulada a fumarse un "churro" frente a las personas o al interior de su institución académica.

Repostero cannábico

Rodolfo, como se hace llamar, es un joven de 26 años que desde hace cuatro años vende este tipo de postres —como pasteles y helado de mariguana— bajo pedido entre los alumnos de Ciudad Universitaria y también con clientes que lo conocen por recomendación.

En entrevista con MILENIO, aseguró que sus ganancias son de hasta 400 por ciento de lo que invierte pues utiliza el guarumo (las mermas de la planta de mariguana) para cocinar la mantequilla de sus productos, por lo que el costo es menor; pero "no por eso es mala, solo requiere de más trabajo de limpieza", aclaró el repostero cannábico.

"Empecé con una lógica muy básica de echarle la planta directo a la comida, pero así no funciona. Tuve que aprender de química porque justamente las temperaturas con que se cocina son las que producen que sus efectos duren hasta tres horas, algo que difícilmente se obtiene con un cigarro de mota", explicó.

Al inicio de su negocio, aseguró, vendió los postres únicamente a los estudiantes que ya lo conocían y pedían sus brownies, pero después lo buscaron nuevos consumidores para que les preparara sus famosos postres y consurmirlos con fines medicinales.

"Me contactó un cliente, quien me pidió chocolates para su tía a la que le habían diagnosticado Parkinson y, según lo que tengo entendido, le fue muy bien y ahora ya es de los clientes más frecuentes", relató.

Una rebanada de pastel cuesta aproximadamente 25 pesos y la poca inversión en tiempo resulta ser uno de los mayores atractivos de este negocio que podría tener como consecuencia la detención del vendedor por la comisión de un delito contra la salud, razón de la que, dijo Rodolfo, es muy consciente.

"Por eso se trata de hacer los alimentos lo más normal posible para que no parezca otra cosa. Huele mucho recién cocinado pero en realidad es casi imperceptible cuando ya se enfrió y se parecen a cualquier otro pastel normal", aseguró.

Además, Rodolfo rechazó que la posibilidad de que se legalice la mariguana le ayude a impulsar su negocio, pues dijo: "Yo necesito cantidades grandes que de cualquier forma superarían lo permitido. Tendría que seguir escondiéndome", concluyó.

Recetarios en Internet

En internet existen recetarios de comida cannábica con un abanico extenso de preparaciones: se pueden encontrar desde pulpo a la mariguana, lasaña con esta hierba, pasteles, galletas, tartas, helado, entre otras.

Además algunos sitios en la web, como YouTube, tienen entre sus tutoriales videos con recetas para preparar bombones, tortillas, té y leche de cannabis.

En México la autorización de consumo y cultivo de mariguana fue aceptada únicamente para cuatro personas que obtuvieron recientemente un amparo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.