Agencia
COPENHAGUE.- La Selección Mexicana fue recibida con fiesta y eso propició que su primera noche en Copenhague no fuera totalmente ‘placentera’. El ruido no les permitió dormir.

De acuerdo con El Debate, este hecho se da de cara al partido contra Dinamarca, a sólo días de que empiece el mundial.

La Selección Mexicana fue recibida con una fiesta enfrente del hotel destinado a la concentración del conjunto, en la ciudad de Copenhague.

También te puede interesar: La Selección Mexicana ya tiene el número de sus playeras

La salida del combinado tricolor se dio la media noche del domingo desde la Ciudad de México a Ámsterdam (Holanda) y de ahí a la capital de Dinamarca, y arribó al nuevo destino a una hora similar de cuando salieron.

Y luego del largo viaje, resultó que casualmente se presentó un festejo justo frente al hotel donde se hospeda el equipo, cosa que nadie esperaba.

El ruido que provenía del edificio de enfrente complicó que los seleccionados conciliaran el sueño, por lo que seguramente Juan Carlos Osorio y compañía no gozaron un descanso idóneo en su primera noche en Copenhague.