Agencia
Corea del Norte.- Tras conocerse la noticia del soldado norcoreano que escapó al Sur, el régimen de Pyongyang decidió tomar medidas para evitar nuevas deserciones y el resultado de esta estrategia resulta insólito: el líder Kim Jong-un prohibió fiestas en las que se beba y se cante.

La noticia fue confirmada por un espía de Corea del Sur, quien además explicó que los sacudones que provocarán las sanciones económicas de Estados Unidos, podrían arengar a los ciudadanos a desertar del régimen y que las fiestas, el alcohol y la desinhibición que eso produce podrían ayudar. Al menos este sería el razonamiento de Pyongyang, informa el portal La Nación.

También te puede interesar: Estados Unidos aún confía en la diplomacia de Kim Jong-un

De acuerdo con lo publicado por el diario The Independent, el funcionario comunicó al Parlamento que:"El Norte ideó un sistema por el cual los órganos del partido informan las dificultades económicas de la gente a diario y prohibió cualquier reunión relacionada con la bebida, el canto y otros entretenimientos".

Hoy, Kim Jong-un aseguró que las sanciones hacen "más fuerte" al espíritu nacional, según informaron los medios estatales horas después de que Estados Unidos declarara a Corea del Norte patrocinador del terrorismo.

Esta medida se tomó para contrarrestar los efectos de las últimas sanciones internacionales impuestas contra Pionyang. 

La veda de sustancias etílicas se conoció tras la cancelación sorpresa del Festival de la Cerveza, que se iba a celebrar en la capital norcoreana en julio de este año, en medio de la peor sequía en casi dos décadas que sufrió Corea del Norte este verano.