Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.-  En marzo del año pasado el deportista canadiense Mark McMorris sufrió un grave accidente al chocar contra un árbol y fracturarse 17 huesos, por lo que requirió de múltiples cirugías para recuperarse, aunque el diagnostico no era favorecedor, el joven logró salir adelante y once meses después obtuvo una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno.

Mark McMorris, snowboarder canadiense, nunca olvidará este día, porque de estar al borde de la muerte hace 11 meses por estrellarse con un árbol y romperse 17 huesos, ahora es medallística de bronce en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, informó Milenio.

También te puede interesar: Pareja de patinaje sobre hielo baila al ritmo de 'Despacito'

El snowboarder canadiense fue también medallista en los juegos de Sochi 2014, después se fracturó una costilla y por consecuencia de su percance, colapsó su pulmón, por lo cual su vida corría peligro; además, se rompió un brazo en su accidente en marzo del año pasado en Whistler.

"No quiero pensar mucho en el pasado, pero aprecio el hecho de poder estar hoy sobre una tabla", dijo McMorris tras haber ganado medalla de bronce en la disciplina de slopestyle en los actuales Juegos Olímpicos de Invierno.

McMorris tiene 24 años de edad e indicó que hace unos meses no le pasaba por su mente el estar en esta justa de invierno, menos su estar en un nivel para ser medallista olímpico: "...tengo que pellizcarme por sentirme tan bien en la tabla…".

En la competencia que participó el canadiense, el oro fue para el estadounidense Redmond Gerard, de apenas 17 años, mientras que la presea plateada se la llevó su compatriota, Max Parrot.