Agencia
Ciudad de México.- Producir una monedita de 10 centavos, las que se usan muy poco o nada, cuesta casi el doble: 19 centavos.

El costo de producir las monedas que se encuentran en circulación se elevó 40 por ciento desde el 2012, pese a que en 2009 el Banco de México cambió la acuñación de éstas para reducir costos, informa el portal El Financiero.

En 2012, el costo de una moneda de 10 centavos era de 9 centavos. Y en los primeros seis meses de este 2018 se acuñaron 24.1 millones de piezas de esta denominación, con un costo de 4 millones 579 mil pesos, de acuerdo con Banxico.

También te puede interesar: Revisa tu bolsillo: tus monedas podrían valer una fortuna

Miguel Ibarra, coordinador del Centro de Estudios Financieros y de Finanzas Públicas de la UNAM, explicó que el aumento en los costos de producción depende de factores como el precio de los metales, la producción del troquel (pieza que imprime sobre la moneda), la distribución y los sueldos de los trabajadores.

Precio de producción de monedas, en centavos. (El Financiero)

La falta de rentabilidad de producir centavos es una de las razones por las que Canadá, Australia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Noruega y Suecia, entre otros, hayan dejado de hacer sus monedas de menor valor. Estados Unidos está en la misma discusión sobre si sacar el ‘penny’ de circulación.

Ibarra señaló que si se dejara de producir las monedas de bajo valor provocaría un aumento de precios a la unidad superior. “Por ejemplo si alguien fijara un precio de 10.60 pesos y no hay monedas de 10 o 20 centavos, automáticamente el precio subiría a 11 pesos”.

De 2012 al 2018, el costo de producir una moneda de 20 centavos subió 46 por ciento, a 16 centavos. En la de 50 centavos se elevó 23 por ciento, a 16 centavos, mientras que en la de un peso el alza fue de 33 por ciento a 76 centavos.

En la de dos pesos el costo subió 35 por ciento a 97 centavos; en la de cinco pesos, 29 por ciento a 1.28 pesos y en la de 10 pesos, 28 por ciento a 3.75 pesos.