Agencia
MÉXICO.- Cristiano Ronaldo ya ha cerrado un acuerdo con la Abogacía del Estado para poner punto y final al proceso judicial en el que se encuentra inmerso. El delantero del Real Madrid ha aceptado las condiciones impuestas por la Agencia Tributaria: reconoce cuatro delitos fiscales, una pena de dos años de prisión (seis meses por cada uno de los ejercicios) que no implica cumplimiento y el pago de una cantidad que asciende exactamente a 18,8 millones de euros.

De esta manera el jugador portugués ha conseguido que el Fisco rebaje considerablemente el fraude que le atribuía inicialmente, 14,7 millones de euros, y lo reduzca a 5,7 millones de euros. El resto hasta alcanzar los referidos casi 19 millones de euros los abonará en concepto de multas e intereses.

También te puede interesar:  Rayos buscarán hoy 'fulminar' a los Potros

Con este acuerdo, al que sólo le falta ya la rúbrica del nuevo director de la Agencia Tributaria, Ronaldo zanja todos sus problemas fiscales, tanto por la vía penal como por la administrativa, donde el Fisco le ha impuesto una sanción similar a la acordada por lo penal correspondiente al ejercicio 2014.

Tan sólo resta un fleco que será discutido en sede judicial cuando se traslade el acuerdo de conformidad al Juzgado de Instrucción número uno de Pozuelo de Alarcón (Madrid): Ronaldo exige que los dos años de prisión sean sustituidos por una multa y que la pena quede suspendida, lo que supondrían un riesgo para él si en el futuro vuelve a tener un problema de índole penal. La Fiscalía apoya esta pretensión del jugador pero la Abogacía del Estado se opone por completo siguiendo el mismo criterio que ha aplicado en el caso de otros futbolistas involucrados en problemas fiscales.

Cabe recordar que Ronaldo fue denunciado por la Fiscalía tras las revelaciones de los documentos de Football Leaks, obtenidos por Der Spiegel.

Con información del portal de noticias El Mundo.