Por Rafael R. Deustúa

Pocos actores y actrices alcanzan la fama, entre quienes la alcanzan pocos llegan a la tercera edad aún en el mundo del espectáculo, pero quienes lo logran alcanzan un estatus casi de leyenda... que es el caso de casi todo el reparto de “Cuando ellas quieren” y eso en sí mismo ya es una razón muy válida para ver ésta comedia.

Cuatro amigas de toda la vida representan algunas de las opciones en las que se puede envejecer: casadas, solteras, viudas, con o sin familia. Entre las cosas que las unen está el club de lectura que empezaron desde jóvenes y que ahora sacude sus confortables vidas cuando una de ellas propone como lectura “50 sombras de Grey”.

También te puede interesar: Martin Scorsese lleva 'Enamorada' a Cannes

Ideado por Bill Holderman y Erin Simms, el libreto es una idea original llevada cabo de una manera más que familiar. Sigue la misma mecánica de filmes en los que se aborda la idea que se puede vivir a cualquier edad, como “Alguien tiene que ceder” y “Un golpe con estilo”. Su final es muy predecible, pero estamos ahí para ver el camino, es decir el trabajo de un reparto casi legendario.

Tan importantes son los actores que la dirección de Holderman tiene poco peso. En realidad su mano apenas se nota, como debía ser en éste caso, aunque pudo cuidar mejor los ritmos para sacar más provecho a varios sketchs cómicos.

Jane Fonda, Mary Steenburgen y Diane Keaton son ganadoras del Oscar, Candice Bergen fue nominada. De los secundarios sólo Richard Dreyfuss tiene la estatuilla y Andy García fué nominado. 

Eso habla de la alta calidad del reparto y aunque Don Johnson y Craig T. Nelson no han sido reconocidos, se mantienen a la altura sin problema.

Las cuatro actrices interpretan papeles que se les conocen, bien que mal, la sexy, la intelectual atolondrada, la dulce ama de casa y la ejecutiva, pero lo más interesante es la dinámica entre ellas, con gran naturalidad.

El único problema que puede tener el filme es si el espectador es demasiado joven, ésta es una película para adultos, pero no por censura... alguien menor de cuarenta puede que se aburra.