Agencia
PINEVILLE, Estados Unidos.- A una mujer embarazada que hacía compras en la tienda Staples la interrogaron por lo que traía bajo la camisa. “Mellizos”, respondió.

De acuerdo con información de AP, Sherell Bates estaba en la caja pagando por artículos de regreso a clases, cuando un agente policial la llamó a un lado para que explicara qué estaba debajo de su camiseta, contó a la televisora WSOC.

También te podría interesar: Entrenan a cuervos para que recojan basura en un parque

Bates dijo que le explicó que estaba embarazada de 34 semanas con un niño y una niña, pero él no le creyó así que ella levantó su camiseta para exponer su vientre.

“Ninguna madre debería pasar por eso”, dijo y reveló que considera tomar acciones legales en contra de la tienda.

Sherell Bates dijo que se sintió humillada por la actitud del guardia y el gerente. (Internet)

El agente y la gerencia “justificaron” sus acciones afirmando que tenían muchos reportes de personas que ocultaban artículos debajo de su ropa.

Un comunicado de Staples dice que el gerente de la tienda en Pineville, Carolina del Norte, “pensó erróneamente que posiblemente robaba”.

El gerente le pidió disculpas y se le devolvió el dinero de su compra, agregaba la declaración, porque “queremos que todos los clientes se sientan bienvenidos en nuestra tienda”.

En otros hechos

Un pastor de Michigan ha pedido disculpas a una mujer que dijo que fue humillada por amamantar al interior de una iglesia en un suburbio de Detroit.

Amy Marchant, de 29 años, dijo que un líder religioso le envió un mensaje privado a su cuenta de Facebook luego de amamantar a su hijo en la iglesia The Naz, en Brighton, hace dos meses. Marchant fue acusada de inmodestia e inspirar “lujuria”, dijo.

El pastor principal, Ben Walls Sr., se disculpó públicamente con Marchant y dijo que la iglesia apoya, e incluso motiva, la lactancia materna.

Lamentamos mucho la humillación y dolor causados cuando se le pidió cubrirse o utilizar una de esas salas”, dijo Walls. “No fue la intención”.