Agencia
LA HABANA, Cuba.- Un borrador de nuevas regulaciones económicas en Cuba propone aumentar el control del Estado sobre el sector privado y limitar el emprendimiento, según una copia del documento obtenida por Reuters.

El borrador, que no se ha difundido públicamente, sugiere que existe malestar entre algunos miembros del gobernante Partido Comunista de Cuba con las reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro hace ocho años, en el marco de un debate sobre el aumento de la desigualdad en el país.

También te puede interesar: Cuba aprende sobre manejo de turismo de cruceros

El documento, que ha circulado entre expertos cubanos y empresarios privados, va más allá de las restricciones propuestas en diciembre.

Por ejemplo, permitiría que las casas obtengan licencia para operar sólo un restaurante, cafetería o bar. Eso limitaría el número de asientos por establecimiento a 50. Muchos de los restaurantes privados más exitosos de La Habana tienen actualmente varias licencias, lo que les permite atender a 100 personas o más.

Existe incertidumbre sobre la dirección de la política económica en general, mientras Cuba se prepara para el fin de seis décadas de gobierno de Castro y su fallecido hermano mayor Fidel, quien dejó el poder formalmente en 2008.

"Las inquietudes han sido exacerbadas por las medidas adoptadas por el presidente de Estados Unidos".

Las inquietudes han sido exacerbadas por las medidas adoptadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien revirtió parte de la apertura que Washington inició durante el mandato del expresidente Barack Obama.

El jefe de la comisión de implementación de reformas, el vicepresidente Marino Murillo, había adelantado en diciembre parte de las regulaciones más estrictas para el sector privado, algunas incluidas en el nuevo documento. Pero el borrador entrega más detalles y muestra cuánto podrían extenderse las medidas.

“El decreto de ley fortalece el control funcional a nivel municipal, provincial y nacional” sobre el sector privado, señala uno de los decretos incluido en un documento de 166 páginas fechado el 3 de agosto del 2017, firmado por Marcia Fernández Andreu, vicejefa de la Secretaría del Consejo de Ministros de Cuba.

El documento sostiene que las resoluciones fueron preparadas por la comisión de reformas y serán enviadas a órganos provinciales y regionales de administración para consultas. Reuters no pudo verificar de forma independiente la autenticidad del texto. Las autoridades cubanas no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Algunos analistas dijeron que sospechan que el borrador fue filtrado para evaluar la opinión pública y podría ser revisado. Las normas afirman que las medidas que se aplicarán a los infractores serán más “rigurosas”.

El Gobierno aumentó sus críticas a la acumulación de riqueza durante el año anterior y ha pasado a la ofensiva contra la evasión tributaria y otras malas prácticas del sector privado.