Agencias
ESTADOS UNIDOS.- Ha hablado Georgina Chapman, ex esposa de Harvey Weinstein en el tiempo en el que presuntamente su marido abusó de varias actrices de Hollywood. La diseñadora permaneció sin expresar alguna postura desde que la noticia salió a la luz y ahora afirma que se siente ‘humillada y rota.

También te puede interesar: ¡Óigame no! Eugenio niega querer que le trabajen 'de a gratis'

De acuerdo con el portal  InfobaeChapman encontró refugió en estos meses en la casa de unos amigos, su guarida durante estos cinco meses de hermetismo: "Todavía no estoy bien. El otro día estaba subiendo unas escaleras y me vino a la mente todo lo que había pasado y es como si mis pulmones se quedaran sin aire".

"Ni siquiera quise ir a terapia, pensaba que no lo merecía ante el sufrimiento de tantas otras mujeres", añadió Chapman, quien estaba casada con Weinstein desde 2007.

"Tardé un par de días en asumir qué había pasado. El primer artículo hablaba de algo que pasó antes de que yo le conociera. Pero luego vino otro y otro, me di cuenta de que no era un incidente aislado. Y que tenía que apartar a los niños de él", relató la británica.

“Yo pensaba que vivía un matrimonio feliz”.

Chapman cree que su marido tenía una doble cara. "Era muy carismático, muy inteligente. Le pagó un tratamiento a la madre de un amigo mío que tenía cáncer de mama. Era maravilloso con sus hijos, con sus amigos. Por eso conocer sus sombras fue muy difícil. Era un compañero maravilloso para mí, mi confidente y mi apoyo".

El escándalo afectó de lleno a Chapman no solo en su vida personal, sino en la profesional. Con su marca Marchesa vistió a muchas actrices, pero en los últimos premios Oscar no hubo ni una sola estrella vestida por la boutique. "No nos pareció adecuado contactar con ninguna, dada la situación. Todas las mujeres que fueron heridas merecen respeto y quiero darles todo el tiempo que necesiten. Realmente es un momento de duelo".