Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- Una depresión estuvo a punto de matar al cantante de reggaetón, J. Balvin, así lo declaró en 2015. Argumentó que había tomado la decisión de convertirse en un 'esclavo del trabajo' y descuido muchos aspectos de su vida personal como lo es su bienestar.

También te puede interesar: Redes sociales piden regreso de Aniston y Pitt

De acuerdo con el portal Excélsior, luego de casi tres años de aquella revelación, el cantante de 32 años platicó en el programa colombiano 'Lo sé todo', de Canal 1, que debido a su depresión toma medicamentos.

"Las depresiones hay que dejarlas de ver como si fueran algo de locos, hay que entender que hay desbalances químicos... cuando ya es muy a fondo y hay desbalances químicos también hay ayuda profesional para eso. Yo aún tengo medicamentos psiquiátricos. Hay un tabú, frente a los psiquiatras, yo decía, 'no, eso es pa' los locos', pero realmente más loco yo que no quería dejarme ayudar", aseguró José Osorio Balvin.

En noviembre de 2017, el padre de Balvin, José Álvaro Balvin, contó al programa de espectáculos 'Suelta la Sopa', de Telemundo, cómo fue que su hijo, quien por cierto es uno de los cantantes más escuchados en Spotify en México y el mundo, empezó a sufrir depresión. 

"La mamá de una novia que tuvo lo llevó a un médico energético. Estaba muy cansado de todos los shows que daba a la semana. Ese doctor cometió un error inmenso porque le dio una inyección que debió haber sido ser aplicado en tres horas... Se la aplicó en un minuto", relató el señor Balvin.

"Eso lo reseteó, lo descompuso y lo enloqueció", finalizó quien es también manager de intérprete de "Ginza".