Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, se reunió en Washington con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, a quien expresó su más enérgica condena y rechazó a la separación de padres e hijos, niñas y niños migrantes, que realizó Estados Unidos.

De acuerdo con excelsior.com, al término de la reunión, el canciller informó que el gobierno de México presentará un proyecto de resolución al Consejo permanente de la OEA, en la que expresará de manera formal su más enérgica condena y rechazó a la separación de niñas y niños de sus padres en Estados Unidos.

También te puede interesar: Abandonan en el desierto a miles de migrantes… y no es EU

Lo que habremos de proponer en la resolución es que sea la Comisión, en el ámbito de sus competencias, que actúe. Si la Comisión considera que deben de adoptarse medidas cautelares, como ha sido solicitado, por cierto, por varios ombúdsmanes nacionales, incluyendo la CNDH de México, por supuesto la Comisión debe actuar en consecuencia. Lo que se busca es mandatar a la Comisión para que actúe”, indicó la cancillería.

Informó que se tiene registro de 2 mil 300 casos de niñas y niños separados de sus padres, en su mayoría centroamericanos. Sólo 22 son mexicanos y la mayoria de estos ya fueron reunificados y repatriados.

Madres de niños migrantes demandan a Donald Trump

Tres madres indocumentadas demandaron en la justicia estadounidense al gobierno del presidente Donald Trump para exigir que sean reunidas con sus hijas, de quienes las apartaron cuando fueron detenidas al pedir asilo en la frontera.

De acuerdo con información de AFP, el recurso fue introducido este martes en una corte federal de California por el centro legal Public Counsel y la firma Sidley Austin LLP, y denuncia la política "inhumana", "cruel e innecesaria política de separar padres refugiados de sus niños".

La acción se une a la introducida en San Diego por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU del inglés) y a otra en Seattle, también por la separación "extendida de familias".

“Cada minuto que esos niños continúan en custodia y separados de sus padres se construye un daño emocional, dijo Mark Rosenbaum, directivo de Public Counsel, citado en un comunicado. Lo que estos niños están experimentando es inconsciente y contrario a lo que somos como gente”. 

La demanda exige la reunión inmediata de estas madres -todas centroamericanas- con sus hijas y su liberación para recibir una terapia que les permita "abordar el trauma de la separación".

Dieciocho estados presentaron el martes una demanda ante una corte federal estadounidense -anunciada la semana pasada- contra esta política, que el presidente Trump ha revertido parcialmente, prohibiendo por decreto la separación de padres y niños.

El gobierno ha dicho que más de 500 niños fueron reunidos con sus padres y según Kevin McAleenan, director de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, los padres que crucen ilegalmente ya no son procesados, parte central de la política de "tolerancia cero". 

Con la "tolerancia cero" migratoria, que según la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, sigue vigente, al menos oficialmente, todo indocumentado es procesado por entrar ilegalmente en el país.

Y como la ley no permite que un niño esté detenido más de 20 días, las autoridades separaron a más de 2.000 niños de sus padres en un mes, generando una fuerte condena nacional e internacional.

Entre ellos están las tres demandantes centroamericanas, detenidas en los estados de California y Washington, y sus hijas --todas chicas-, quienes fueron trasladadas a Arizona y Texas. 

Una de ellas, identificada como la señora P, de 37 años y natural de Guatemala. No habla español, solo un dialecto maya, y según su abogada Judy London, "no tenía conocimiento del paradero de su hija" de 16 años, con quien fue detenida el 21 de mayo y colocadas en un "celda fría", sin camas, donde por días solo comieron sopa.