Agencia
ESTADOS UNIDOS.- La llamada de una mujer en Connecticut a la policía para denunciar violencia doméstica llevó a un enfrentamiento y a una explosión en una granja detrás de la vivienda que dejó un muerto y a nueve policías heridos, informaron este jueves las autoridades.

Los policías se encontraban hospitalizados pero no graves tras el suceso ocurrido el miércoles por la noche, y los restos de una persona no identificada fueron hallados en la vivienda en North Haven, dijo la policía estatal Kelly Grant en conferencia de prensa.

También te puede interesar: ¡No lo creerás! Mujer mete a la lavadora a su gato y lo mata

Grant dijo que no podría confirmar la identidad del muerto hasta que se le practique una autopsia. La mujer que llamó no estaba en la casa cuando llegaron los agentes el miércoles por la noche, pero Grant rehusó divulgar su condición debido a que es parte de la investigación.

El miércoles, diversos medios de comunicacióm como News 8 reportaron lo sucedido y en redes sociales se compartieron videos, sin embargo no se habían confirmado la información.

Los propietarios de la casa, Deborah y John Sayre, están en medio de un proceso de divorcio, según documentos judiciales.

Los bomberos continuaban este jueves tratando de sofocar las llamas en la granja...

Deborah Sayre pidió el divorcio el 18 de abril y en el formulario llenó el cuadrante con la frase de que el matrimonio "ha colapsado de manera irrevocable". La mujer no contestó un mensaje telefónico dejado el jueves.

El jefe policial de North Haven, Jonathan Mulhern, dijo que una mujer llamó a la policía para denunciar violencia doméstica y los policías estuvieron horas tratando de convencer al hombre a que salga de la casa, hasta que ocurrió la explosión.

Los nueve policías seguían hospitalizados el jueves. Eran miembros de la unidad de respuesta táctica y entre ellos había cinco de East Haven, tres de North Haven, y uno de Branford.

Policías escucharon el estallido

Los bomberos continuaban este jueves tratando de sofocar las llamas en la granja, que también afectaron a otras estructuras y vehículos aledaños.

Los habitantes de la zona escribieron en la página de Facebook de la policía que escucharon el estallido y que sintieron cómo se estremecían sus viviendas. Refuerzos policiales acudieron al lugar a medida que se expandía el incendio y se escuchaban otras explosiones menores.

El Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos también despachó agentes al lugar de los hechos.

North Haven está ubicada justo en las afueras de New Haven, donde está la Universidad de Yale.

Con información del portal de noticias Excélsior.