Agencia
BARCELONA, España.- Una pareja de la Guardia Urbana de Barcelona ha interceptado a primera hora de la tarde de ayer al jugador del Barcelona Gerard Piqué circulando por las calles del barrio del Eixample de Barcelona sin puntos en el carné de conducir.

De acuerdo con información de El País y diario As, el jugador se expone a una multa de hasta 6 mil euros y a un pena de prisión de hasta seis meses, porque según algunas sentencias recientes del Tribunal Supremo español, conducir sin puntos se considera un delito contra la seguridad vial y no una falta administrativa.

Tras solicitarle la documentación y consultar la base de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), los agentes han comprobado que el azulgrana conducía sin puntos en el carné de conducir por infracciones cometidas en el pasado.

También te puede interesar: ¡Malas noticias! Empresa de Gerard Piqué se va la ruina

Por el momento, Piqué no los ha recuperado realizando los cursos de formación pertinentes. Los agentes han puesto la denuncia correspondiente al jugador y han inmovilizado momentáneamente su vehículo.

Esta situación podría devenir en que la Guardia Urbana podría citar en los próximos días para ir al juzgado de guardia a celebrar un juicio rápido.

No es la primera ocasión que Piqué tiene un encontronazo con la Guardia Urbana de Barcelona. En octubre de 2014, el hermano del jugador del Barça, Marc Piqué, fue multado por una infracción de tráfico y el deportista por faltar el respeto a dos policías municipales.

El incidente tuvo lugar la madrugada del 12 de octubre a las 2.30 a la salida de la discoteca Catwalk en la zona de ocio del Port Olímpic. Ese mismo día Piqué había disputado un encuentro con la selección española contra Luxemburgo pero por la noche fue con su hermano al centro de ocio. Los agentes llamaron la atención a Marc Piqué porque llevaba 15 minutos estacionado en el carril bus de la calle Trias Fargas.

Cuando los agentes entregaron la multa al hermano de Piqué, que era el conductor, el jugador hizo una pelota de papel con el documento y lo tiró a los pies de uno de los policías por lo que acabó acusado de desobediencia a la autoridad.