Agencia/SIPSE
CIUDAD DE MÉXICO.-Representantes de la Unión de Asociaciones Deportivas y Actividades Físicas de la capital del país exigieron las renuncias de Alfredo Castillo en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y Horacio de la Vega al frente del Instituto del Deporte de Ciudad de México (IDCDMX), durante una manifestación en el Ángel de la Independencia, informó La Jornada.

También te puede interesar: México se enfrentó esta noche a Gales, el marcador fue...

Aseguraron que ambos directivos lucran con el deporte por intereses personales. "Estamos hasta la madre", afirmó el presidente de la Federación Mexicana de Baloncesto, Agustín Villa", quien insistió que tanto De la Vega como Castillo han aprovechado sus cargos para lucrar. El titular del deporte capitalino sólo reconoce a la Asociación Deportiva Mexicana de Básquetbol (Amedeba), que también avala la Conade y Comité Olímpico Mexicano.

En la Revista Proceso se dio a conocer en meses pasados las cuentas chuecas de la Conade. En dicho artículo mencionó que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, debía responder a las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo respecto de la Cuenta Pública 2016, en las que concluyó que la administración de Alfredo Castillo Cervantes, no realizó una gestión eficiente y hay opacidad en el manejo de recursos públicos.

Fondos mezclados con ingresos ajenos al erario, anomalías en la comprobación de gastos –sobre todo, para los atletas mexicanos en los Juegos Olímpicos de Río 2016– y contratación de personal que no está capacitado para el puesto que desempeña son algunas de las irregularidades detectadas.

 El desorden administrativo también salpica a conocidos y a amistades de Castillo Cervantes, quienes fueron incluidos en la nómina de la Conade, pese a carecer del perfil que requieren los puestos que ocupan.

La ASF encontró que la dependencia federal dio recursos a estados sancionados por no comprobar gastos y, además, en esas entidades inauguró instalaciones deportivas pese a que la Ley General de Cultura Física y Deporte prohíbe la entrega de dinero a ese tipo de gobiernos problemáticos o asociaciones deportivas que no hayan comprobado gastos.

Los beneficiarios de los apoyos administraron recursos por 213 millones 921 mil 900 pesos en cuentas bancarias distintas a las notificadas por la Conade, mezclaron recursos federales con otros fondos, mantuvieron ociosos 266 millones 771 mil 100 pesos y comprobaron a destiempo 565 millones de pesos.