Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- A bordo de un automóvil de Fórmula 1, la empresaria saudí Aseel al-Hamad festejó con una vuelta simbólica el levantamiento de la prohibición que impedía que las mujeres pudieran conducir en Arabia Saudita.

Al- Hamad quien es integrante de la Federación de Motor de Arabia Saudita y de la comisión de mujeres para el Deporte de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) dio una vuelta al circuito de Paul Ricard, en Francia en un Lotus-Renault con el que el finlandés Rimi Raikkonen ganó el Gran Premio de Abu Dabi, publicó el portal Excélsior.

También te puede interesar: Por tercera ocasión México es campeón en fútbol américano

“Hacer esto el día que las mujeres pueden conducir en las calles del Reino de Arabia Saudí muestra lo que puedes lograr si tienes la pasión y el valor para soñar. No hay otro deporte más ligado a la conducción, así que qué mejor lugar y manera de celebrar este maravilloso día para las saudíes”, mencionó  Al Hamad, al diario español El País.  

Tras años de lucha, este domingo las mujeres de Arabia Saudita pudieron conducir por primera vez en el reino ultraconservador.

Hace unas semanas, las autoridades de Arabia Saudita emitieron sus primeras licencias a mujeres, que ya contaban el documento, pero que había sido expedido en otros países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Líbano y Canadá.

En septiembre de 2017, las mujeres de Arabia Saudita despertaron con las noticias de un decreto real que les permitirá conducir.

"Arabia Saudita no será la misma nunca más", dijo en un comunicado de internet Manal al-Sharif, quien fue arrestada en 2011 tras una manifestación por la libertad de conducción de las mujeres. "La lluvia empieza con una gota", añadió.

Videos en internet mostraban a varias mujeres al volante de autos de la noche a la mañana, después de que el decreto del rey Salman fuese anunciado a última hora del martes.

"Me gustaría poder transmitir mis sentimientos ahora mismo. Siento que nadie lo puede entender completamente además de nosotras", dijo Abeer Alarjani, de 32 años, que planea empezar sus clases de conducción este fin de semana. "Ahora finalmente me atreveré a soñar más", añadió Alarjani.

La medida representa un importante cambio en las leyes y costumbres sociales que gobiernan a las mujeres en el conservador reino islámico.

El sistema de tutela masculina exige a las mujeres conseguir la aprobación de un familiar varón para obtener autorización sobre decisiones en torno a educación, trabajo, matrimonio, planes de viaje o incluso tratamiento médico.

Arabia Saudita, cuna del Islamismo, había sido ampliamente criticada por ser el único país del mundo en tener prohibido a las mujeres conducir.

El decreto acaba con una tradición conservadora vista por los grupos de derechos como un símbolo de la represión del país contra la mujer.