Agencia
ESPAÑA.- Luis Suárez y Paulinho anotaron dos goles cada uno y el Barcelona goleó el domingo al Deportivo La Coruña por 4-0 para mantenerse invicto y firme en el liderato de la liga española, donde alcanzó una ventaja de 11 puntos respecto al Real Madrid, con lo cual  Barcelona mostró estar más que listo para el Clásico español, que se jugará el próximo sábado en el Santiago Bernabéu.

Si bien el conjunto merengue llegará como flamante Bicampeón del Mundo al ganar por segunda vez consecutiva el Mundial de Clubes, la escuadra blaugrana llegará al duelo de titanes como el líder absoluto e invicto de la Liga con 42 puntos, producto de 13 victorias y tres empates, además de una diferencia de 11 puntos sobre los merengues, informó el portal Medio Tiempo.

También te puede interesar: El 2017 no termina: mira las actividades deportivas que faltan

El domingo por fue la tarde de Luis Suárez. El Pistolero uruguayo le mandó un mensaje a la defensa blanca, porque demostró que llegará con la mira bien puesta, ya que clavó dos tantos en este encuentro, provocó un penal que falló Lionel Messi al 70’ y por si ello fuera poco, el árbitro central no le concedió un gol válido de rabona, en los últimos minutos del primer tiempo, ya que ni él ni el asistente pudieron ver que la pelota había rebasado completamente la línea de meta.

Los otros dos goles del Barcelona corrieron a cargo del brasileño Paulinho, quien ha caído de pie en el conjunto catalán y se ha convertido en una de las piezas claves de la escuadra dirigida por Ernesto Valverde.

Los culés no tuvieron rival en el Camp Nou este domingo, porque el Deportivo la Coruña hace mucho tiempo que dejó de ser un rival de temer; la realidad del conjunto gallego es que su lugar está en los últimos puestos de la clasificación, luchando por permanecer en primera división.

Si el Depor no se llevó más goles en la canasta, fue porque el destino no se quiso ensañar con ellos, pues el Barcelona reventó los postes a placer y, además, el guardameta Iván Martínez se mandó una atajada fenomenal en el penal que paró a Messi.

Así, el Barcelona cerró su “preparación” antes del Real Madrid, encuentro que también significará el último partido del 2017 de la Liga Española, misma que se reiniciará el seis de enero.