Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- A los 90 años de edad y con una exitosa carrera detrás, Tom Benson, dueño de los Saints y los Pelicans de Nueva Orleáns, falleció la tarde del jueves. La NFL y la NBA anunciaron el deceso de Benson, quien estaba hospitalizado desde el 16 de febrero por síntomas de un resfriado.

Benson dejó su impronta en el deporte profesional con los Saints, equipo que adquirió en 1985 cuando era el hazmerreír de la liga y cuando parecía que su único destino estaba en venderse a empresarios de otro estado para mudarse. El vendedor de vehículos pagó 70 millones de dólares por los Saints, que tienen ahora un valor cercano a los 2.000 millones, publicó el portal RPC Tv.

También te puede interesar: Jugador de NFL dice adiós al deporte, conoce quién y por qué

“Las contribuciones de Tom Benson a Nueva Orleáns y a la NFL fueron legendarias. Compró un equipo que jamás había tenido una temporada ganadora. Para el tercer año en que había sido el dueño, los Saints estaban en los playoffs”, dijo el comisionado de la NFL, Roger Goodell. “Tom mantuvo unidos a los Saints durante la tragedia del huracán Katrina, y su decisión de llevar el equipo de vuelta a Nueva Orleáns dio a toda la región esperanza y confianza en que se recuperaría”.

La astucia de Benson para los negocios ayudó a que los Saints se volvieran competitivos y se coronaran en la NFL. Sin embargo, su gestión enfrentó también algunos problemas, como el escándalo que estalló en 2012 por el pago de recompensas a jugadores para que lesionaran a los rivales, y los rumores de que el empresario no quería que los Saints volvieran de San Antonio a Nueva Orleáns luego que Katrina devastó esa última ciudad en 2005.

Rescate de los Pelicans

A finales de 2010, la NBA se hizo cargo de los Hornets de Nueva Orleans, hundidos en problemas económicos. La liga pasó más de un año en la búsqueda de un dueño adecuado y permanente. Benson compró el club, llamado actualmente los Pelicans, por 338 millones de dólares. El valor estimado de los Pelicans rebasa ahora los 1.000 millones.

Adam Silver, comisionado de la NBA, comentó que recordará a Benson como un hombre de gran corazón. Elogió la manera en que dirigió los Pelicans y en que fue anfitrión de dos Juegos de Estrellas en Nueva Orleans.

En el segundo de esos partidos, la ciudad fue sede en forma emergente, luego que la NBA decidió no realizar el encuentro en Charlotte, ante una legislación del estado de Carolina del Norte, considerada discriminatoria hacia las personas transgénero.