Agencia
VERACRUZ, México.- Familiares del periodista Fabián Hipólito Nemesio presentaron una denuncia ante la Agencia del Ministerio Público en Cosoleacaque, Veracruz, por la presunta desaparición del comunicador.

De acuerdo con información del portal de noticias Milenio, Isael Hipólito, hijo del colaborador de una estación de radio, se presentó al mediodía en la Fiscalía Regional para denunciar la desaparición.

También te puede interesar: México, entre los países más peligrosos para periodistas

El último contacto que tuvo con el periodista fue el 30 de marzo, cuando supo que cubriría la Caravana Migrante en Oaxaca.

Isael Hipólito dijo que hace siete años su padre recibió una amenaza, en la que le advirtieron que no manejara información policiaca.

El periodista colaboraba en Diario de Acayucan y la estación la Ke Buena.

México, país violento para periodistas

México sigue siendo el país más peligroso para los periodistas, si se excluyen las naciones que están en guerra, según un informe de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

De acuerdo con el reporte anual de RSF, en 2017 en Siria fueron asesinados 12 reporteros; mientras que en México, 11 periodistas fueron asesinados "de manera intencional", informa Milenio.

"En este país (México), donde imperan los cárteles del narcotráfico, los periodistas que abordan temas como el crimen organizado o la corrupción de políticos, sufren casi de manera sistemática amenazas, agresiones y pueden ser ejecutados a sangre fría", se lee en el informe.

Reporteros Sin Fronteras destaca el homicidio de Javier Valdez Cárdenas, ocurrido en Culiacán en mayo, el cual "provocó una ola de indignación en el país".

Durante 2017, 65 periodistas murieron en el mundo a causa de su profesión, lo que representa 18 por ciento menos que el año anterior; pero si se cuentan únicamente los periodistas profesionales, el número de muertos fue de 50, el más bajo desde hace 14 años.

Por detrás de México se sitúan Afganistán, con nueve muertos, Irak, con ocho, y Filipinas, con cuatro.

Del total de 65 informadores que perecieron en el ejercicio de su oficio, 60 por ciento fue directamente asesinado, mientras 40 por ciento fueron "víctimas colaterales" del contexto en que se movían, en particular en bombardeos y atentados.

En 2017, se observó la duplicación de periodistas mujeres fallecidas (10 en lugar de 5 del ejercicio precedente), en su mayor parte implicadas en investigaciones.