Agencia
WASHINGTON.- Este miércoles, la Casa Blanca desestimó el impacto del testimonio del exasesor Bannon, sobre presunta relación entre Trump y Rusia en elecciones anteriores.

De acuerdo con Notimex, la presidencia desestimó hoy el impacto del testimonio del exasesor presidencial Stephen Bannon, ante el fiscal independiente que investiga la presunta colusión entre la campaña del republicano Donald Trump con Rusia durante las anteriores elecciones presidenciales.

La vocera presidencial, Sarah Sanders, defendió la instrucción de la oficina legal de la Casa Blanca a Bannon, exestratega en jefe de campaña, para que rehusara responder algunas preguntas de miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, ante el que compareció este martes.

También te puede interesar: Buscan en Egipto la tumba de la esposa de Tutankamón

Sanders confirmó que el abogado de Bannon mantuvo contacto directo con la Casa Blanca durante el interrogatorio, y aseguró que ese procedimiento fue similar al de administraciones pasadas cuando el Congreso ha buscado acceso a información sobre el poder ejecutivo.

“Ese es el mismo proceso que se sigue típicamente. Algunas veces hay un abogado de la Casa Blanca presente en el lugar. Esta vez se utilizó un teléfono”, dijo en conferencia de prensa.

Cuestionada sobre si existe nerviosismo por el impacto del testimonio que Bannon rendirá más adelante ante un Gran Jurado federal, tras recibir un citatorio de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) con ese propósito, Sanders replicó: “no que yo sepa".

"Creo que hemos sido bastante claros de cuál es nuestra posición en relación a todo este proceso, de que no hubo absolutamente colusión, pero no puedo especular”, indicó.

La disposición de la Casa Blanca a colaborar con la defensa de Bannon llamó la atención, ante la aparente ruptura entre el exasesor y el presidente por sus declaraciones para el libro “Furia y Fuego”, donde equiparó la reunión de Donald Trump Jr. con personajes rusos como un acto de traición.

Como consecuencia, Bannon perdió el apoyo de la familia Mercer, amigos de Trump que financian la publicación conservadora Breitbart News, y tuvo que abandonar la empresa.

De acuerdo con reportes de prensa, Bannon recibió una orden judicial promovida por el fiscal especial de la investigación sobre Rusia, Robert Mueller, para testificar ante un Gran Jurado sobre el tema, en vez de invitarlo a hacerlo de manera voluntaria.