Agencia
SAN DIEGO, Estados Unidos.- El guatemalteco Enrique García llevó a sus cuatro hijos de entre 5 y 13 años al parque temático SeaWorld de San Diego para festejar el cumpleaños de uno de ellos, pero la diversión se acabó abruptamente cuando buscaban un restaurante de comida rápida para cenar y se extraviaron. Sin darse cuenta llegaron hasta la frontera entre California y México.

De acuerdo con información de Univisión, era la noche del martes 3 de julio y esta familia transitaba erráticamente por Otay Mesa, un lugar y horario en los que comúnmente operan las bandas de traficantes de personas. Antes de salir de esa zona, García, de 43 años y sin documentos legales, fue detenido por un vehículo de la Patrulla Fronteriza pensando que se trataba de un ‘coyote’ que metía de contrabando a los cuatro niños.

“Un oficial le preguntó: ¿De quién son esos niños? ¿Los estás metiendo de México para acá? ¿O te los estás llevando sin permiso?”, dijo a Univision Noticias, María Valle, madre de los cuatro hijos de García y expareja de este. “Le dijeron: ¿Cómo me prueba usted que son sus hijos?”, continuó.

También te puede interesar: Trump quiere deportar a migrantes sin proceso judicial

Valle, originaria de Nicaragua, contó que a pesar de que García les insistió que venían de SeaWorld, que se habían perdido y que era el padre de los cuatro niños (todos ciudadanos estadounidenses), los oficiales fronterizos llevaron a esta familia a un centro de detención para inmigrantes en San Diego.

Desde ese lugar, funcionarios migratorios se comunicaron con Valle. “Me dijeron que tenían a mis hijos y que un hombre decía que era el padre”, relató esta mujer, quien de inmediato buscó a un familiar con documentos legales para que fuera a recoger a los niños. Valle también es indocumentada.

El caso de García se complicó porque ninguno de sus hijos llevaba una identificación durante su visita a SeaWorld, a pesar de que pasaron por un retén de la Patrulla Fronteriza en San Clemente.

El plan de esta familia era pasear en San Diego, dormir en un cuarto de hotel que ya habían alquilado y regresar a su casa en Los Ángeles al día siguiente, el 4 de julio.

Pero después de pasar la noche en un centro de ICE, ya en la tarde del Día de la Independencia, los cuatro niños fueron entregados a un familiar. Su padre se quedó detenido y posiblemente enfrentando un proceso de deportación, según Valle.