Agencia
Ciudad de México.- Un conductor de taxi privado Uber, fue detenido y vinculado a proceso por el delito de feminicidio en agravio de una enfermera de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), quien fue hallada sin vida el pasado mes de febrero en un paraje en la carretera federal Xochimilco-Oaxtepec, Milpa Alta.

De acuerdo con el expediente, el día 17 de aquel mes, alrededor de las 6 horas, Mario Berna acudió al domicilio de Magdalena Salazar, a bordo de un vehículo marca Volkswagen, tipo Vento, adscrito a la plataforma, para trasladarla a un hospital localizado en la delegación Miguel Hidalgo, donde ella laboraba como técnico en urgencias, informa el portal 24 Horas.

También te puede interesar: Hombre ataca con ácido a policía: no quería ser detenido

Durante el trayecto tuvieron una discusión que llegó a las agresiones físicas y habría terminado cuando él la sujetó del cuello hasta causarle la muerte. Al observar que la mujer estaba inerte, la colocó en el asiento del copiloto y la trasladó hasta un paraje del pueblo de Santana Tlacotenco, delegación Milpa Alta, donde abandonó su cuerpo.

Luego de que la Policía de Investigación (PDI) obtuvo los datos del propietario del vehículo acudieron a su domicilio, donde éste refirió que el imputado usaba su automóvil para laborar en la empresa Uber y que durante algunos días argumentó estar fuera de la ciudad; señaló que cuando recibió nuevamente el automotor, estaba sucio y con piezas rotas.

Con los datos de prueba recabados se solicitó a un juez de control librar la orden de aprehensión correspondiente, que se cumplimentó el pasado 7 de junio, en la delegación Iztapalapa, cuando la Policía de Investigación cumplimentó un cateo en un inmueble, que permitió poner al imputado a disposición de un juez de control.

Tras su detención, el individuo fue ingresado al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, donde el pasado viernes fue vinculado a proceso, se le dictó la prisión preventiva oficiosa como medida cautelar y se fijaron tres meses para la investigación complementaria.

Si el impartidor de justicia lo declara culpable del delito de feminicidio, el imputado puede recibir una pena de hasta 60 años de prisión.