Agencia
LONDRES.- La reconocida grafóloga británica Emma Bache examinó las firmas de los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Rusia, Vladimir Putin, para conocer su compatibilidad, y concluyó que ambos son “inteligentes y narcisistas”.

De acuerdo a Notimex, al reunirse con la Asociación de Prensa Extranjera (FPA), Bache indicó que la caligrafía de Trump y su firma indican una personalidad “narcisista e inteligente”.

“Trump no es un ninguna bala perdida. Piensa las cosas de arriba a abajo y sabe exactamente lo que quiere”, destacó Bache.

También te puede interesar: Usar anticonceptivos es de ‘vagos’: presidente de Tanzania

El mandatario estadounidense favorece la escritura a mano con plumón negro de punta gruesa y su firma tiene la forma de un “cardiograma”, lo que significa que es una persona “muy vital”, señaló la especialista.

La grafóloga, quien promueve su más reciente libro “Leyendo entre líneas” (Reading between the lines), también analizó la escritura del presidente ruso al que calificó como “narcisista”, pero mucho “más emotivo” que Trump.

“Si bien su escritura es muy diferente a la de Trump, hay similitudes en su personalidad que denotan inteligencia, arrogancia y narcisismo”, según la experta.

La grafóloga consideró que tanto Putin como Trump se pueden entender entre ellos porque tienen cosas en común, aunque consideró que a juzgar por su letra el presidente ruso “es más inteligente, pero Trump no es ningún tonto”.

Bache reveló que la escritura de Trump denota un sentido de orgullo de nación y una tendencia a seguir las reglas.

La experta también analizó la firma del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, al que describió como una persona “sensual con necesidades físicas”, aunque reconoció que su firma “fue difícil” de descifrar.

De la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, indicó que su escritura y firma denotan a una personalidad “intuitiva y necia”.

La grafología es el estudio de la escritura como ciencia para conocer la personalidad, inteligencia y temperamento de las personas.

Respecto a la grafología, la experta reconoce que una persona no puede ser juzgada por la interpretación de su escritura, pero la grafología ayuda a identificar adicción, agresión, narcisismo y hasta psicopatía.

Su experiencia la ha llevado a resolver, junto a las autoridades judiciales, sonados caso de fraude y falsificación de firmas en el sector bancario que han sido publicados en la prensa británica.

La grafología se aplica a la docencia, recursos humanos, sector judicial y financiero, y ayuda a revelar el temperamento de los seres humanos.

Para ello, la experta analiza la presión de la pluma, si las letras están conectadas, las curvas o picos, la inclinación de las letras, el tamaño, la posición en el papel y el espacio entre palabras, entre otras cosas.

Bache ha analizado las firmas de escritores y personalidades como Charles Dickens, Oscar Wilde, Napoleón, Thomas Edison, Margaret Thatcher y Jacqueline Kennedy, entre otros.