Agencia
MÉXICO.- En silencio y cabizbajo, el defensa Diego Reyes llegó a México este viernes en la madrugada, luego de quedarse fuera de la Selección Mexicana que participa en la Copa del Mundo de Rusia 2018, al no recuperarse de la lesión muscular que arrastra desde hace poco más de un mes.

Procedente de Amsterdam, Holanda, donde el futbolista del Porto hizo escala tras salir de Moscú, el defensor fue recibido por su familia en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, quien de inmediato lo arropó y consoló tras no poder quedarse a disputar su segundo Mundial, luego de haber participado en Brasil hace cuatro años.

También te puede interesar: Saraperos de Saltillo le dice 'adiós' a Jonathan Aceves

Fue el propio Reyes quien el martes pasado por decisión propia se bajó de la Copa del Mundo, ya que consideró que aunque iba recuperándose satisfactoriamente de un desgarro de 10 centímetros en el muslo derecho, no llegaría en óptimas condiciones para el certamen.

“Mi lesión ha ido desapareciendo, como se ha estado informando. Sin embargo el día de hoy, junto con el cuerpo técnico he decidido tomar una decisión que me duele en el alma pero que creo será lo mejor para mis compañeros porque no estoy seguro de que pueda alcanzar mi mejor versión”, señaló en un comunicado el martes pasado.

Abordado por los medios de comunicación en el Aeropuerto, Reyes se limitó a lanzar un breve saludo y no quiso dar ningún tipo de declaración en suelo mexicano, por lo que de inmediato se retiró de la terminal aérea junto a su familia.

Con información del portal Mediotiempo.