Agencia
Ciudad de México.- El partido del sábado frente a Dinamarca será la última prueba del técnico Juan Carlos Osorio para saber si Diego Reyes se mantendrá en la Selección Nacional o será dado de baja y su lugar será ocupado por Erick Gutiérrez.

Como cada dos días sucede, el entrenador del Tricolor se reúne con el cuerpo médico del equipo, mismo que le informa de la evolución de los seleccionados. Hoy se dio esa charla y esperarán hasta el último momento para definir si Reyes se queda en el camino o todavía aspira a quedarse en la lista final ofrecida a la FIFA, informa el portal ESPN.

También te puede interesar: México gana a Turquía y pasa a la final

En la primera sesión de entrenamiento, Reyes hizo un ligero ejercicio con balón junto a Raúl Jiménez, aunque lo hizo con un calzado diferente para no arriesgar de más. Posteriormente hizo los ejercicios de estiramiento, donde mostró señas de dolor y molestias en el muslo, el cual se estuvo tocando en repetidas ocasiones, informa el portal SDP Noticias.

Cuando Osorio hizo el llamado a los jugadores para entrenar en otra cancha, el defensor del Porto se dirigió solo hacia una portería para hacer trabajo especializado y de recuperación bajo las órdenes del kinesiólogo Carlos Pecanha.

Se viven momentos complicados. Entre lesiones y problemas extra cancha, México no está teniendo el inicio que se esperaba. Ahora Juan Carlos Osorio tendrá que canalizar todo eso para bien y buscar unir al grupo. 

Andrés Guardado y Héctor Moreno, se integraron ayer al entrenamiento normal del conjunto nacional y realizaron todas las prácticas casi al parejo de sus compañeros. El caso de Reyes lo hizo por separado, pero su rostro reflejaba no sentirse al ciento por ciento, aunque buscan recuperarlo hasta el último día en que haya posibilidades de hacerlo.

La Selección realizó esta tarde su segundo día de entrenamiento en un campo cercano al Brondby, sede del enfrentamiento ante Dinamarca que se jugará este sábado a las 20 horas locales.