Agencias
NEW YORK, New York.-  Novak Djokovic ganó tres títulos de Grand Slam y culminó la temporada con la mayor cantidad de puntos en la historia de los rankings de la ATP,  con un total de 16 mil 885.

Serena Williams también conquistó tres coronas en las grandes citas del tenis. Con 34 años cumplidos en septiembre, redondeó una asombrosa marca de 53 victorias y tres derrotas en un 2015 que terminó con una derrota en las semifinales del Abierto de Estados Unidos.

No faltó el debate sobre quién tuvo la mejor temporada. La revista Sports Illustrated proclamó a Williams como la Deportista del Año, pero tal designación tuvo una aureola de reconocimiento de su formidable trayectoria.

La realidad es que Djokovic -desde enero hasta noviembre- esculpió el mejor año, tal vez una de las mejores temporadas en los anales del tenis.

La evidencia

-Aparte de los tres títulos de Grand Slam, fijó un récord al coronarse en seis Masters 1000 y sumó 11 títulos.

-Estableció un récord de dinero embolsado en premios, de 21 millones de dólares.

-Su marca fue de 82-6, un 93 por ciento de efectividad victoriosa.

-Fue el primero en la historia con 30 victorias contra jugadores del Top 10 en una temporada. Superó a Andy Murray, el número dos del ranking, en seis de siete enfrentamientos.

-Por apenas 625 puntos se quedó corto de alcanzar el total combinado de puntos entre Murray y Roger Federer, el tercero del escalafón.

No todo es perfecto

Los dos acariciaron el monopolio de los cuatro grandes títulos en el curso del mismo año, pero sufrieron inesperadas derrotas. Djokovic contra Stan Wawrinka en la final del Abierto de Francia. La caída de Williams fue quizás de las mayores sorpresas en tiempos recientes, al capitular en tres sets ante Roberta Vinci, una veterana italiana que figuraba entonces en el puesto 43 del mundo.

El serbio no había acabado de darle la última pincelada a una soberbia temporada y empezar a ajustar la mirilla con vistas a dos asignaturas para 2016: el título del Abierto de Francia y la medalla olímpica de oro en individuales.

Por todo lo fenomenal que fue su 2015, a él le quedó sobrando la amargura del 7 de junio, cuando perdió ante Wawrinka en la final del Grand Slam en polvo de ladrillo. Luego de haber vencido a su némesis Rafael Nadal, Djokovic vislumbraba como académico completar la colección de títulos en las cuatro grandes citas.

Derrotado en cuatro sets, Djokovic acabó con lágrimas en los ojos, conmovido por una ovación de pie -de más de dos minutos de duración- que los espectadores en el estadio Philippe Chatrier le dieron.

Los retos

Roland Garros es la máxima obsesión de Djokovic, el trofeo faltante en su trayectoria.

"Voy a pelear por ello", prometió tras ganar su cuarta Copa Masters seguida. "Pero Roland Garros no es mi único reto. También están los Juegos Olímpicos, que son cada cuatro años. Quiero estar con el equipo serbio... y una de las prioridades de la próxima temporada es darle una medalla a mi país".

Williams ya cuenta con cuatros oros en olimpiadas, tres en dobles junto a su hermana Venus y la de individuales que obtuvo en Londres 2012.

Pero todos saben cuál es su misión: encumbrarse con la mayor cantidad de títulos de Grand Slam. Cuenta con 21, y persigue a Stefi Graf (22) y a Margaret Court (24).

Parece inevitable que lo logre cuando es obvio que no afronta competencia capaz de destronarla. ¿Maria Sharapova? ¿Simona Halep? ¿Garbiñe Muguruza? Y menos si puede salir triunfante del último Roland Garros jugando agripada casi todo el torneo y hasta vomitando como lo hizo en la definición de Australia frente a Sharapova.

Atención con Djokovic en ese rubro. Rebasar el récord de 17 grandes de Federer era algo utópico hasta hace poco, pero la ecuación ha cambiado. Nueve de los 10 grandes ganados por el serbio han sido conseguidos a partir de 2011 (más siete otras finales). Federer no se consagra desde el Wimbledon de 2012 y, pese su perseverancia, el suizo no logra encadenar esas siete victorias seguidas en el espacio de dos semanas. ¿Nadal? Es un pecado descartarlo, pero las lesiones le pasaron factura al español en la que fue su peor campaña en una década

A sus 28 años y amparándose con lo que denomina un enfoque "holístico" en su vida, Djokovic se siente confiado que tendrá la longevidad -y el tesón- suficiente para añadir más títulos a sus vitrinas.

"Nadie es perfecto, pero si aspiras a la perfección, puedes alcanzar la excelencia. Así es mi mentalidad", sintetizó.

(Información de Associated Press)