Agencia
IRLANDA.- Dolores O'Riordan, la cantante de The Cranberries fallecida de manera repentina el pasado lunes en Londres, será enterrada el martes que viene en su pueblo natal, Limerick, en Irlanda, tras el oficio de un funeral privado en la cercana iglesia católica de Ballybricken, según informa Reuters. La extinta voz de Zombie recibirá sepultura sin que se conozcan aún los resultados de los análisis realizados al cadáver, aunque su muerte no se considera sospechosa.

"La misa funeral por la difunta Dolores O'Riordan, que fue miembro de The Cranberries, tendrá lugar en la iglesia de Saint Ailbe, en Ballybricken, a las 11.30 del martes, 23 de enero, tras la que será enterrada en una ceremonia privada familiar", puede leerse en el anuncio de la propia iglesia.

El cuerpo reposará en una funeraria cercana a Limerick antes del servicio, al que está previsto que asistan unos 200 familiares y amigos. El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, ha rendido homenaje a la cantante, a la que ha calificado como "la voz de una generación".

También te puede interesar: Muere la vocalista del grupo The Cranberries

La cantante, de 46 años, con millones de discos vendidos a lo largo de su carrera, fue hallada muerta en un hotel del centro de Londres el lunes. El encargado de la investigación de las causas del óbito, el coroner Stephen Earl, ha asegurado este mismo viernes que está aún a la espera de los resultados de la autopsia y los análisis postmorten para precisar las causas de la muerte. No obstante, esta no se considera sospechosa.

Nacida en Limerick en 1971, O'Riordan era la menor de siete hermanos y fue educada en el catolicismo. A la profunda fe católica de su madre debía Dolores su nombre. Ella no practicaba, pero se declaró admiradora del papa Juan Pablo II, a quien visitó con su madre en el Vaticano.

O’Riordan se unió a The Cranberries en 1990 (llamados entonces The Cranberry Saw Us), junto con el guitarrista Noel Hogan, el bajista Mike Hogan y el batería Fegal Lawler. Su salto a la fama llegó con su álbum de debut, Everybody else is doing it, so why can't we? (1993), que incluía la canción Linger, sobre el rechazo y las frustraciones del desamor adolescente, que se convirtió en su primer éxito global.

El día en que fue hallada muerta tenía previsto grabar una versión de su tema Zombie con la banda Bad Wolves.