Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Por unanimidad de 75 votos, el pleno del Senado de la República aprobó ayer martes que todas las personas mayores de edad en México, sean automáticamente donadores de órganos y tejidos cuando fallezcan, a menos de que en vida hayan manifestado por escrito su negativa a ceder partes de su cuerpo.

La modificación a la Ley General de Salud crea la figura de “consentimiento presunto o expreso”, modificando el esquema de donación en el país, que actualmente sólo es por consentimiento expreso en carta ante notario, tarjeta de donador o por autorización de los familiares, informa el portal Excélsior.

Este mismo martes la minuta fue remitida a la Cámara de Diputados, de ser aprobada en esa instancia, todas las personas mayores de 18 años serán automáticamente donadores de órganos y tejidos, y ningún familiar podrá oponerse, salvo que la persona fallecida haya expresado su rechazo a ser donante.

También te puede interesar: ¿Qué hacer? Si recibes un billete falso

Dentro de sus argumentos, el proyecto de reforma señala que, para 2017, registró en la lista de espera a más de 21 mil pacientes.

El dictamen, que pasa a la Cámara de Diputados, busca mejorar la cultura de la donación, abatir la lista de espera, e inhibir el tráfico ilegal de órganos.

En la ley se aclara que sólo podrán ser extraídos para trasplantes y que procederá únicamente cuando se haya confirmado la pérdida de vida del donante.

El consentimiento establece las siguientes excepciones:

Que sea otorgado por menores de edad, incapaces o por personas que por cualquier circunstancia se encuentren impedidas para expresarlo libremente. En estos casos no será válido.

Cuando sea otorgado por una mujer embarazada sólo será admisible si el receptor estuviere en peligro de muerte, y siempre que no implique riesgo para la salud de la mujer o del producto de la concepción.

La reforma señala que será el Centro Nacional de Trasplantes y los centros estatales de trasplantes, en el ámbito de sus respectivas competencias, las que harán constar el mérito y altruismo del donador y de su familia.