Agencia
ESTADOS UNIDOS.- El presidente Donald Trump no está considerando destituir al fiscal especial que investiga la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses, dijo un abogado de la Casa Blanca, pese a furiosos tuits del mandatario despotricando contra el veterano investigador y calificando su investigación de ser una “cacería de brujas”.

De acuerdo a la agencia AFP, en una serie de tuits durante el fin de semana, Trump criticó duramente a Robert Mueller, mencionándolo por nombre por primera vez. El presidente dudó de la legitimidad de la averiguación y acusó al equipo de Mueller de estar parcializado en su contra. Trump desde hace tiempo se ha visto frustrado por la extensa pesquisa e insiste en que su campaña no conspiró con los rusos para ganar las elecciones.

“La investigación de Mueller nunca debió comenzar, pues no hubo colusión y no hubo delito alguno”, insistió el mandatario en un tuit el sábado.

También te puede interesar: California prepara 'martillo' contra muro fronterizo

Continuó la diatriba hasta el lunes por la mañana, cuando tuiteó “¡Es una CACERÍA DE BRUJAS total, con enormes conflictos de interés!”.

Algo que probablemente intensificó la irritación de Trump fue un artículo del New York Times la semana pasada según el cual Mueller le ha pedido a la Organización Trump que entregue todos los documentos relacionados con sus negocios en Rusia. Trump antes había dicho que si Mueller hacía eso, estaría cruzando una línea roja.

“¿Por qué tiene el equipo de Mueller 13 demócratas, incluso partidarios de Hillary la Tramposa, y ningún republicano?”, tuiteó Trump el domingo.

Si bien es cierto que algunos miembros del equipo de Mueller han dado donaciones a candidatos demócratas, la ley estadounidense prohíbe discriminar contra alguien por sus ideas políticas y de hecho el mismo Mueller es republicano.

La declaración del abogado Ty Cobb surgió tarde el domingo, luego que congresistas republicanos advirtieron de severas repercusiones si Trump destituye a Mueller, quien está indagando sobre sospechas de que el gobierno ruso ayudó a la campaña de Trump a ganar las elecciones.

Los tuits suscitaron conjeturas de que Trump estaría a punto de ordenar la destitución de Mueller en un intento por poner fin a la investigación. Cobb trató de suprimir esas especulaciones.