Agencia
Washington.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó de una manera que causó cierta sorpresa en su país al ser preguntado por el relevo de Raúl Castro en Cuba.

"Amamos a Cuba. Vamos a ocuparnos de Cuba", dijo el mandatario, sobre los acontecimientos en La Habana al descender del avión presidencial en Cayo Hueso (Florida), informa el portal Milenio.com.

Cayo Hueso, donde Trump visitó unas instalaciones del Comando Sur, es el punto más al sur del estado norteamericano de Florida y el más cercano a Cuba, a solo 90 millas (144 kilómetros) de la isla caribeña. Miguel Díaz-Canel relevó hoy allí a Raúl Castro en la presidencia.

También te puede interesar: Trump es incapaz para ser presidente: ex director del FBI

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha revertido parte del acercamiento a Cuba impulsado por su antecesor, Barack Obama, que junto a Castro retomó las relaciones diplomáticas entre los dos países en 2015, tras más de 50 años con ellas rotas.

El Departamento de Estado, por su parte, instó hoy a Díaz-Canel a "dar pasos concretos" en el respeto de los derechos humanos y las libertades políticas y económicas.

"Urgimos al nuevo presidente a escuchar las demandas del pueblo cubano de una Cuba libre y más próspera", manifestó su portavoz, Heather Nauert, que en rueda de prensa lamentó lo que calificó como "un proceso de transición antidemocrático" en Cuba.

Una portavoz de la Casa Blanca dijo el miércoles a DPA que el mandatario no espera cambios tras el relevo en el poder y que no tiene intención de modificar su política hacia la isla.

"La política del presidente Trump de canalizar fondos al pueblo cubano y no a los militares ni a los servicios de seguridad e inteligencia, es consistente con los objetivos del pueblo de Cuba", manifestó Helen Aguirre Ferre, asesora especial del mandatario y directora de Medios de la Casa Blanca.