Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Desde su estreno en HBO, todos los veranos llegan multitudes de fanáticos  a Dubrovnik, una preciosa ciudad croata enclavada en el mar Adriático; todos llegan para ver la misma belleza mágica que desde hace mucho ha atraído a los buscadores de locaciones hollywoodenses.

Sin embargo, la invasión anual del ejército de turistas que blanden sus ‘selfie sticks’ amenaza lo que los atrajo en primer lugar. Después de todo, es difícil sentir la majestuosidad sublime de este lugar cuando estás apretujado en una fila interminable solo para entrar a la ciudad, publica el portal de noticias am.com.mx.

También te puede interesar: París se repone la crisis, rompe récord en turismo

En años recientes, las multitudes han crecido tanto que en julio pasado Dubrovnik se volvió paradigmático del “exceso de turismo”, una dificultad que comparten muchos de los lugares más hermosos del mundo.

(New York Times)

Además de las multitudes, los residentes que viven en los lugares turísticos más concurridos se quejan del efecto en el mercado inmobiliario local y tienen preocupaciones acerca de visitantes vandálicos e irrespetuosos.

Es probable que la furia local aumente conforme lo haga también la cantidad de viajeros. La Organización Mundial de Turismo, parte de las Naciones Unidas, calcula que habrá mil800 millones de viajes turísticos internacionales para 2030, en contraste con los mil 200 millones en 2016.

Han tomado medidas

Los funcionarios en Dubrovnik han comenzado a rechazar las hordas.

(New York Times)

Este verano tomaron medidas en contra de los vendedores callejeros, limitaron el número de mesas exteriores en los restaurantes que plagan los antiguos callejones y —lo más importante— buscaron tener más control sobre los cruceros que llegan con miles de pasajeros a la ciudad vieja, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Así como no hay una sola solución, no hay un solo tipo de turista en Dubrovnik. Puedes encontrarte a los viajeros de un día, a las familias de vacaciones, a la gente que va en excursiones de crucero, los expertos en historia, los fiesteros y los visitantes de lugares utilizados como locaciones en las películas, un fenómeno relativamente nuevo llamado set-jetting en inglés (una adaptación del jet set) o vacación de locación.

Se trata de personas que viajan por el mundo en busca de locaciones reales de su universo ficticio favorito. En años recientes, no ha habido atractivo más poderoso que los sitios utilizados como los Siete Reinos de Game of Thrones.