Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- La organización Semáforo Delictivo dio a conocer que las ejecuciones de crimen organizado en la Ciudad de México registraron un incremento de 114 por ciento. En 2017, de acuerdo con Lantia Consultores, se contabilizaron 267 ejecuciones, 142 más que en 2016.

De acuerdo con información del portal de noticias MVS, agregó que si bien la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes de la capital del país (12.3) se ubica por debajo de la tasa nacional (21.2), en algunas delegaciones se presentan tasas superiores a la media.

Por ello, Semáforo Delictivo colocó en rojo a Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Gustavo A. Madero, Álvaro Obregón e Iztapalapa.

También te puede interesar: Guerra contra el 'narco' deja 100 mil ejecuciones

Del mismo modo, en 2017, las lesiones dolosas, un delito relacionado con la falta de oportunidades entre los jóvenes, aumentaron 29 por ciento. Las delegaciones con tasas más altas son: Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Milpa Alta.

Robo a negocios

El robo a negocio tuvo un incremento de 13 por ciento, las delegaciones en rojo son: Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Azcapotzalco y Venustiano Carranza. Con ello, la CDMX se ubica como la tercera entidad con la tasa más alta de robo a negocio en el país, y se califica con doble-rojo a nivel nacional.

Otros delitos

De acuerdo con Semáforo Delictivo, los delitos que registraron una disminución fueron: secuestro (11%), extorsión (19%), robo a vehículo (5%) y violación (46%).

Lucha contra el crimen organizado

La lucha contra el crimen organizado tiene décadas, lo mismo que la guerra entre cárteles. Sin embargo, en el sexenio anterior este combate entró en una nueva fase, que inició en la residencia oficial de Los Pinos el 11 de diciembre de 2006.

Ese día, 11 jornadas después del cambio de gobierno (Vicente Fox dejaba el poder), el gabinete de seguridad, encabezado por el entonces secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, anunció la orden del nuevo presidente de la República, Felipe Calderón, de desplegar miles de tropas en Michoacán para erradicar la violencia que generaban los cárteles, e impedir el libre trasiego de drogas.