Agencia
Jerusalén, Israel.- Cuatro palestinos murieron ayer y más de 150 resultaron heridos por disparos del ejército israelí en una nueva jornada de las protestas en la frontera de Gaza.

Un adolescente de 15 años y dos hombres de 24 y 25 años, respectivamente, fueron alcanzados por los francotiradores, según informó el Ministerio de Salud palestino en la Franja. El cuarto manifestante muerto tenía 29 años. Además, los servicios médicos han atendido a centenares de heridos por impactos de munición real, balas recubiertas de goma, o intoxicados por inhalación de gases lacrimógenos.

También te puede interesar: Aumentan los muertos por enfrentamientos en Gaza

De acuerdo con información de El País, el enviado de la ONU para Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, reclamó que se abriera una investigación sobre la muerte del adolescente Mohamed Ayub, abatido a tiros en la frontera. Los mediadores egipcios han intentado sin éxito que Hamás, que controla la franja de Gaza desde hace 11 años, paralizara las protestas a cambio de permitir la evacuación de los heridos más graves fuera del enclave.

Las manifestaciones proseguirán hasta el 15 de mayo, cuando los palestinos conmemoran la Naqba o desastre tras el nacimiento de Israel, hace ahora 70 años.

Las manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno, iniciadas el pasado 30 de marzo por varias organizaciones civiles y políticas palestinas, reivindican el derecho de los refugiados palestinos a regresar a los lugares que tuvieron que abandonar tras el nacimiento de Israel, en 1948, así como el fin del bloqueo israelí sobre el enclave costero palestino.

La organización no gubernamental Médicos sin Fronteras, que ha apoyado a los médicos que han atendido a 500 pacientes en Gaza desde el inicio de las manifestaciones, ha indicado que las lesiones, el 95% sufridas en las piernas, dejarán a la mayoría de los pacientes con discapacidades físicas graves a largo plazo o incluso de por vida.

Según un comunicado publicado por el Ejército Israelí este viernes "unos tres mil palestinos han participado en los disturbios, al intentar aproximarse a las infraestructuras de seguridad, cerca de las cuales han quemado neumáticos y han tratado de volar cometas que llevaban adosados artefactos inflamables". Según las fuerzas israelíes, varias de esas cometas "cruzaron a Israel", donde fueron destruidas.