Agencia
MÉXICO.- Roberto Moyado Esparza, mejor conocido como "El Betito", líder de la Unión Tepito fue detenido al sur de la Ciudad de México, alejado de la violencia y el bullicio que caracterizan al popular "barrio bravo".

La captura del principal generador de violencia, como lo califican las autoridades, dejó claro que gastaba grandes sumas de dinero en su imagen y estilo de vida.

También te puede interesar:  Mafia colombiana enseña a torturar al CJNG

–¿Cómo supieron que era yo? –les preguntó– . No manchen. ¿Cómo supieron? Mírenme, no soy el mismo.

Roberto Moyado Esparza acababa de ser detenido, en compañía de su hermano José, en una calle de Rincón del Pedregal, en la delegación Tlalpan.

Según las autoridades, El Betito había derramado sangre en la ciudad de México como si fuera agua. Asesinatos, torturas, descuartizamientos. Venta de droga y extorsiones en al menos 12 delegaciones de la capital.

El Betito comenzó a reír. De camino a la PGR ofreció a sus captores “un litro” (un millón). Luego dos, tres, cuatro, cinco.

–Se los junto ahorita, rápido –les dijo.

Traía diez mil dólares en la bolsa, varias dosis de cristal y un arma abastecida.

–Pensé en sacarla –dijo.

Hace alrededor de nueve meses una denuncia anónima, realizada presumiblemente por comerciantes asolados por la Unión Tepito, llegó a la PGR.

Para pasar desapercibido y evitar ser detenido por las autoridades, Moyado Esparza recurrió a un implante de cabello y a un bypass gástrico, para perder peso.

El columnista de El Universal, Héctor de Mauleón, menciona que durante su detención, el líder de la Unión Tepito vestía unos tenis Louis Vuitton, un cinturón Fendi, una camisa Hugo Boss y una cartera Louis Vuitton con una "B" de plata incrustada.

El miércoles 8 de agosto estacionó un Suzuki blanco en una calle poco transitada y caminó, al lado de su hermano, hacia uno de los sitios donde se escondía. Dos policías federales vestidos de civil se acercaron en un Jetta. Rebasaron a los dos hermanos. Uno de los agentes cotejó la foto que llevaba en las manos con la fisonomía de los hombres que caminaba.

Era él. Después de nueve meses de búsqueda tenían al jefe de la Unión Tepito al alcance de la mano. Descendieron, se identificaron, le pidieron a Moyado su credencial del INE.

Reunión en La No. 20

Una reunión que se verificó en La No. 20 llamó la atención de los agentes: 30 jóvenes vestidos con pantalones entallados, tenis de bota de diferentes colores, gorras, camisetas de marca y "mariconeras" al hombro (al estilo "tepiteño", según los federales) se habían apostado en los alrededores del lugar: evidentemente lo estaban custodiando.

Dos mujeres de la Policía Federal entraron a comer. Advirtieron que en una de las mesas varios hombres acordaban, hacían llamadas, enviaban mensajes, daban instrucciones y gastaban mucho. Había algunos colombianos en el grupo.

Las agentes no identificaron en primera instancia a "El Betito" (el líder criminal ya había transformado su fisonomía drásticamente) pero les quedó claro que en aquella reunión estaba ocurriendo algo importante. Lograron obtener varias fotografías que expertos compararon luego con la más conocida de Moyado Esparza. "Lo tenemos", informaron.

El líder de la Unión cambiaba frecuentemente de auto y de domicilio. A veces se movía en vehículos modestos, acompañado solo por dos hombres de confianza. Según los policías que lo siguieron, parecía tener más miedo a sus enemigos que a las corporaciones encargadas de perseguirlo. Cuando las noticias sobre él arreciaron, su círculo de protección aumentó.

¿Cómo vestía?

Una visita a la página oficial de la marca Fendi, permite saber que un cinturón similar al que usaba al momento de su captura, tiene un costo de 410 euros, aproximadamente nueve mil pesos mexicanos.

La camisa de color azul, de la marca Hugo Boss, se ofrece en la página oficial en 99 euros, aproximadamente en dos mil pesos.

 Con información del portal de noticias El Informador/ Columnista de El Universal, Héctor de Mauleón