Agencia
TEGUCIGALPA.- Millones de hondureños comenzaron a votar este domingo para escoger a sus autoridades para los próximos cuatro años, en un proceso marcado por los cuestionamientos a la candidatura a la reelección del presidente Juan Orlando Hernández y los temores de la oposición a un fraude.

Las 17 mil mesas de votación abrieron poco después de las 07H00 locales (13H00 GMT) con largas filas de personas abrigadas en una fresca mañana en Tegucigalpa, informó el portal Milenio.

También te puede interesar: Pequeños eran obligados a participar en las torturas a su madre

"Esperamos que sea una fiesta cívica", declaró el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros, al abrir la votación en el Instituto San Miguel, un colegio católico capitalino.

Hernández votó a primera hora en su ciudad natal de Gracias, en el oeste del país, acompañado de su hija y de diputados del oficialista Partido Nacional (PN).

Constitución hondureña

"Cuatro años más", coreaban sus simpatizantes que lo rodearon al llegar a votar.

"Es impresionante la respuesta" de los votantes, expresó Hernández a periodistas, tras comentar que desde horas de la madrugada estuvo enviando mensajes para asegurar que todo esté listo en la votación.

La Constitución hondureña prohíbe la reelección presidencial, pero Hernández logró inscribir su candidatura a un segundo período consecutivo gracias a una interpretación de la Sala de lo Constitucional, que avaló un recurso presentado por diputados cercanos al mandatario. La decisión levantó las críticas de la oposición, con denuncias de un posible fraude.

La decisión levantó las críticas de la oposición, con denuncias de un posible fraude.

Se prevé que las mesas de votación cierren a las 16H00 locales (22H00 GMT), aunque usualmente se extiende una hora más.

Más de seis millones de hondureños están convocadas para escoger a su próximo presidente de entre nueve candidatos, de los cuales tres aparecen con opciones de vencer, incluido Hernández.

La elección también se celebra en siete ciudades de Estados Unidos con elevada concentración de migrantes hondureños, según el TSE.

Menos delincuencia

En la Escuela 11 de Julio de la colonia capitalina Nueva Suyapa, una comunidad marginal controlada por la pandilla Barrio 18, el albañil José Cerrato, de 69 años, hacía fila desde temprano para votar por la reelección de Hernández.

"Estoy consciente de todo lo que ha hecho el gobierno. Con la delincuencia aquí uno peligra, sale de la casa y no sabe si va a regresar, pero antes estaba más peligroso", comentó a la AFP.

En otro punto de la escuela, la activista de la oposición izquierdista Yamileth González, candidata a diputada suplente, denunció que el oficialismo ofrecía víveres y dinero para comprar votos a favor del presidente.