Agencia 
ARGENTINA.- Tan cierto como que Lanús logró convertir cuatro goles en prácticamente 45 minutos y River Plate dejó escapar la clasificación a la final de la Copa Libertadores, es el hecho de que los Árbitros Asistentes de Video (VAR) tuvieron mucha responsabilidad en el 4-2 final. Desde la cabina, se tomaron decisiones claves para el curso del encuentro que terminó con un histórico resultado. 

Si bien la terna arbitral colombiana designada por la Conmebol, integrada por Wilmar Roldán como juez principal, y por Alexander Guzmán y Cristian de la Cruz como asistentes, no tuvieron un buen desempeño, fueron los colegiados de la cabina los que jugaron un papel más determinante, informó Infobae. 

Te puede interesar: Copa MX debería dar pase a la Libertadores: Robert Dante

El máximo responsable del VAR en la polémica eliminación de River fue el uruguayo Andrés Cunha, quien estuvo secundado por Gery Vargas (Bolivia) y Nicolás Tarán (Uruguay). 

Andrés Cunha tiene 41 años y es árbitro profesional desde el 2011. Debutó como juez internacional en el 2014 y su ascenso fue muy rápido. Llegó a dirigir la Copa América 2015 -donde fue candidato a arbitrar la final por su buena tarea- y la Copa América Centenario.

Fue en el torneo de los Estados Unidos, en el que Chile ganó el bicampeonato, en donde le tocó vivir una de las polémicas más grandes de su carrera: en el triunfo de Perú sobre Brasil, cobró el gol de Raúl Ruidíaz que fue con la mano. Se tomó más de 3 minutos en decidir la validez del gol tras hacer consultas con sus asistentes, hasta que finalmente se dio por válido.

Por su parte, el boliviano Gery Vargas, quien se desempeñó como asistente del VAR (AVAR), tiene 36 años y es árbitro internacional desde 2012, cuando debutó como cuarto árbitro en el partido entre The Strongest e Internacional de Porto Alegre por la Copa Libertadores. Viene de dirigir en el Mundial Sub-17 de la India y su función dentro de la cabina fue darle apoyo a Cunha.

En marzo de este año fue criticado duramente tras su actuación en un partido de Copa Sudamericana entre LDU de Quito y Defensor Sporting de Uruguay, donde mostró su perfil estricto al expulsar dos jugadores y repartir varias amonestaciones. Sin embargo, las críticas le cayeron por un presunto codazo al jugador Mathías Cardacio.

El último integrante de la terna que llevó adelante el VAR fue el uruguayo Nicolás Tarán, de 37 años, que se desempeña como árbitro asistente internacional desde al año pasado. En el duelo entre Lanús y River Plate, ocupó el lugar de VAR 2, que está destinado a un "asistente especialista en fuera de juego".

Por ello, actuó correctamente en el gol de José Sand que estableció el 2-2 parcial, ya que el árbitro Wilmar Roldán consultó la jugada y luego la dio por válida con ayuda del VAR. El resto de las principales polémicas no tuvieron que ver con los "fuera de juego".