Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Con "Starman" al volante, un auto rojo se dirige a Marte mientras en la radio suena una canción de David Bowie... no, no es broma.

Se trata de un Tesla Roadster que lleva a bordo un maniquí llamado "Starman" (hombre estelar) que, vestido con un traje espacial, emprendió la tarde del martes un viaje por el espacio, indica BBC en su sitio web.

La compañía del multimillonario Elon Musk lo puso en órbita al lanzar con éxito el poderoso cohete Falcon Heavy de su compañía aeroespacial privada SpaceX.

También te puede interesar: Apple elimina popular aplicación de mensajería por...

Luego de permanecer en la órbita de la Tierra unas horas, el vehículo -que pertenecía al propio Musk- comenzará su viaje de más de 400 millones de kilómetros hacia Marte.

Como varios analistas señalan, Musk también logró un truco publicitario para sus marcas con el lanzamiento del martes hacia Marte. Pero también hay quien señala que es un nuevo hito en la carrera espacial moderna.

"Las compañías comerciales como SpaceX y Blue Origin han retomado el trabajo históricamente realizado por las naciones, y lo están haciendo bien y más barato", señaló Marina Koren, editora de la revista The Atlantic.

(AFP)

Un viaje de 11 meses

"Viajará a su destino a una velocidad de 11 kilómetros por segundo", dijo Musk a la prensa, además de informar que espera que el auto llegue al planeta rojo en 11 meses.

"Estimamos que el Tesla seguirá en esa órbita por cientos de millones de años", añadió el empresario, pues una vez que el automóvil llegue a la órbita de Martepermanecerá ahí indefinidamente.

El gigantesco cohete Falcon Heavy, de la empresa privada SpaceX, partió este martes a las 20:45 GMT desde el Centro Espacial John F. Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida.

Esta nave espacial -la más potente del mundo en servicio- fue construida principalmente a partir de tres cohetes Falcon 9, también de Space X, para impulsar la cápsula en la que se encontraba el Tesla puesto en órbita.

El cohete, 70 metros de alto, puede transportar una carga de hasta 64 toneladas, el equivalente a poner en el espacio cinco autobuses de dos pisos.

Su capacidad es solo superada por la aeronave Saturno V, que operó en las misiones Apolo en la década de los años 60 y 70.