Agencia
TRÍPOLI, Nigeria.- Era una tragedia anunciada. Durante días cientos de migrantes intentan cruzar el Mediterráneo hacia Europa en barcos que ningún país europeo quiere recibir. Esta lancha con 200 personas a bordo se hundió frente a las costas libias.

Los cuerpos de tres bebés han sido encontrados y un centenar de personas están dadas por desaparecidas tras el naufragio el viernes de una embarcación de migrantes en las costas de Libia, informaron supervivientes y guardacostas, informa la agencia AFP.

También te puede interesar: Mueren 48 migrantes en naufragio frente a Túnez

Alrededor de 120 migrantes viajaban a bordo de la lancha neumática cuando ésta naufragó a seis kilómetros de las costas libias, afirmaron a la AFP varios supervivientes trasladados a la región de Al Hmidiya, a 25 kilómetros al este de la capital, Trípoli. Dieciséis personas han sido rescatadas.

Durante un año, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dijo que casi 4 000 migrantes habían muerto en el Mediterráneo, estas cifras son de 2016. En lo que va de este año, el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM (MMP por su sigla en inglés) ha registrado 942 muertes y desapariciones de migrantes.

Dudas sobre el acuerdo

Mientras tanto crecen las dudas sobre el acuerdo migratorio de la Unión Europea para la creación voluntaria de centros "controlados" para refugiados e inmigrantes ha sido recibido con cautela por ONG, agencias de la ONU y algunos partidos políticos, mientras ningún Estado miembro se ha mostrado dispuesto a albergarlos por el momento y la mayoría apunta a que deberían estar en los países de llegada.

Según las ONG y algunas formaciones políticas, el pacto alcanzado esta madrugada no resuelve el problema migratorio y suprime en la práctica el derecho de asilo en suelo comunitario.

La oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) criticó  el acuerdo europeo sobre los migrantes acusando a los países de haber pactado un "bloqueo de personas a las puertas de Europa". "Los únicos componentes en los que los Estados europeos parecen haberse puesto de acuerdo son, por una parte, el bloqueo de personas a las puertas de Europa, cualquiera que sea su vulnerabilidad y los horrores de los que huyen, y de otra parte, la demonización de las operaciones no gubernamentales de búsqueda y rescate", declaró a la AFP la responsable de las emergencias para MSF, Karline Kleijer.