Agencia
Japón.- La Guardia Costera de Japón, halló este lunes ocho cadáveres, convertidos casi totalmente en esqueletos, en un navío a la deriva frente en la costa de la prefectura de Akita (noroeste del país), confirmó un portavoz del escuadrón, que investiga si los restos podrían ser de pescadores norcoreanos.

El barco apareció en una playa situada a 70 kilómetros más al norte, en el lugar donde el pasado jueves la policía nipona encontró un barco con ocho marineros que se identificaron como pescadores norcoreanos y relataron que perdieron el rumbo por una avería. Ambos descubrimientos se suman al de otros dos cuerpos durante el fin de semana, informa el portal La Vanguardia.

La última embarcación encontrada, de siete metros de eslora, fue avistada por primera vez frente a una playa de la localidad de Oga, el día 24 pero, debido al oleaje, la patrulla no pudo acceder hasta el domingo al navío, donde hoy hallaron los cuerpos en alto grado de descomposición, explicó el portavoz.

También te puede interesar: Explosión en una fábrica de China deja 30 heridos

Foto: AP

Las autoridades tratan de determinar el sexo de los fallecidos y su origen, que podría ser Corea del Norte, cuyas embarcaciones son propensas a quedar a la deriva mientras faenan.

Durante el fin de semana, la Guardia Costera nipona halló además los cuerpos en descomposición de otros dos hombres, en enclaves distintos de la isla de Sado, en la prefectura de Niigata (noroeste), así como los restos de un bote, explicó el portavoz. Junto a uno de los cuerpos se encontraron varias cajetillas de tabaco norcoreano, así como restos de un navío y un chaleco salvavidas con palabras escritas en hangul (alfabeto coreano).

Docenas de pesqueros norcoreanos llegan cada año a las costas de Japón debido a que las malas condiciones meteorológicas, la falta de equipos de radar, el mal funcionamiento de los motores o la escasez de combustible -una situación frecuente en Corea del Norte- facilitan que estos barcos queden a la deriva mientras pescan.

Foto: AP

En ocasiones como ésta, los ocupantes de los barcos fallecen en alta mar y sus cadáveres llegan a territorio nipón, lo que ha llevado a los medios locales a bautizar este tipo de navíos con el nombre de "barcos fantasma".

Otras veces la tripulación llega con vida, como el pasado jueves, cuando una embarcación con ocho marineros, que afirmaron ser norcoreanos y expresaron su deseo de volver a casa, llegó hasta la ciudad costera de Yurihonjo, también en Akita, tras perder el rumbo por un avería del motor y vagar casi un mes en el mar.