Agencia
Ciudad de México.- Recientemente se llevó a cabo el descubrimiento de un insólito planeta, por un equipo de científicos indios. Se trata de la primera vez que encuentran uno que orbita una estrella muy similar al Sol.

Los responsables del hallazgo son un grupo de científicos del Laboratorio de Investigación Física (PRL) de Ahmedabad de India, informa el portal Muy Interesante.

También fue detectado por Kepler como un posible candidato a planeta, pero los expertos indios fueron quienes confirmaron su existencia, en lugar de un cometa u otro objeto astronómico.

También te puede interesar: La Tierra podría volverse tan caliente como Venus

Científicos invirtieron año y medio en el Observatorio Gurushikhar de la PRL en Mount Abu, India, en estudiar los cambios en la luz provenientes de la estrella anfitriona del planeta, EPIC 211945201 o K2-236, y en realizar una confirmación independiente de su masa.

"Presentamos aquí fuertes pruebas de un sub Saturno en torno a EPIC 211945201 y confirmamos su naturaleza planetaria", informa el equipo en la revista The Astronomical Journal que recoge el estudio.

El planeta orbita una estrella parecida al Sol, pero está más de siete veces cerca de su estrella que la Tierra del Sol, lo que significa que la temperatura podría ser de unos 600 ºC y probablemente demasiado caliente y seco para sostener la vida.

Como consecuencia, un año en este planeta dura aproximadamente 19.5 días. Tiene una masa alrededor de 27 veces más que la de la Tierra y se estima que su radio es seis veces mayor.

"Sin embargo, los datos fotométricos de K2 combinados con cálculos de probabilidad positivos falsos no fueron suficientes para confirmar la naturaleza planetaria del sistema. Por lo tanto, una medición independiente de la masa del cuerpo fue necesaria para el descubrimiento, que fue realizado por el espectrógrafo PARAS", comentan los autores.

Aunque hay pocas posibilidades de encontrar signos de vida en K2-236b, los astrónomos señalan que su descubrimiento es muy significativo porque puede ayudar a los astrónomos a hallar más detalles acerca de cómo los planetas de esta clase (super-Neptuno o sub Saturno), que son capaces de formarse tan cerca de su estrella anfitriona.